10 autorregalos que te puedes hacer si te gusta la fotografía.

10 autorregalos que te puedes hacer si te gusta la fotografía.

¡¡¡Hoy es mi cumple!!! Y no un cumple cualquiera: hoy cumplo 40 años.

Mientras escribo la cifra me encuentro con sentimientos encontrados. Por una parte, siento que son muchos, porque los cuarenta siempre han tenido mala prensa en las mujeres. Pero por otro lado, me siento muy a gusto con esta cifra. No pesan tanto como pensaba.

Y los voy a celebrar por todo lo alto, entre otras cosas, con varios regalos. Para tí, que me lees y también para mí. En un ratito voy a salir para hacerme un regalo bien bonito. Cuando lo tenga, te lo enseño por instagram ;P.

Y es que regalarse es algo que deberíamos de hacer de vez en cuando, ¿no crees? Que las madres somos muy de ponernos siempre en el último lugar, y al final nunca somos prioridad. Y no veas lo bien que sienta hacerse un regalo de vez en cuando y darse mimos a una misma.

De hecho, hoy quiero compartirte algunas ideas de regalo, relacionadas con la fotografía, para que te hagas a ti misma en cualquier momento.

10 autorregalos fotográficos. Porque tú lo vales.

  1. Una sesión fotográfica en familia. Una de esas cosas que dejas pendientes una y otra vez. Sabes que quieres hacerla, pero te pasas los días pensando que no es el momento, que igual no sale bien, que más adelante cuando haga mejor tiempo… Y así se pasan los años uno detrás del otro. 
  2. Un taller de fotografía. Si lo presencial todavía te da un poco de rollo por eso de la pandemia, puedes hacerlos online. Aprender algo nuevo, una nueva forma de ver, de editar… 
  3. Un libro de fotografía. Ese que tienes pendiente desde hace tiempo. No lo dudes, ahora es el momento.
  4. La Comunidad Clickers. Un espacio para seguir en contacto con la fotografía, aprendiendo desde otro punto de vista diferente, y además incluye a la familia completa, para que no te entren remordimientos ;). Te vas a poder inscribir a partir de mañana, pero antes tenemos una clase abierta para que la conozcas mejor, y además es gratis. No lo pienses y apúntate ya mismo si aún no lo has hecho.
  5. Una sesión de fotos para ti. Esto es un regalazo, todas las mujeres que nos hacemos una, salimos con un subidón ¡es increíble! De verdad, deja a un lado los miedos y las vergüenzas, porque cuando lo hagas vas a decir, ¡¿por qué no lo hice antes!? Escríbeme por whathsapp ahora (tienes la bolita a tu derecha ;)) y no lo dejes enfriar. Este es el mejor regalo que te vas a hacer. Palabrita de La Rebe.
  6. Un objetivo nuevo. Mira que no soy yo muy de comprar equipo. Ya sabes que soy fiel defensora de mantenerlo básico y ligero. Pero es verdad que hay cosas que molan. Como un 50mm o un 35mm fijo.
  7. Un bolso bien bonito y funcional. Para llevar la cámara y los accesorios sin perder el rollo.
  8. Una correa nueva. Puede ser de piel, de tela… Lo importante es que te guste y encaje con tu estilo habitual. 
  9. Una mini impresora de fotos. Esto es muy divertido y da mucho juego, tener fotos familiares al instante, o regalar a tus amigas y familia fotos impresas sin mucho esfuerzo. Yo tengo esta que te dejo linkada, no esperes una grandísima calidad, pero es divertido y para cosas caseras, está genial.
  10. Una  foto impresa ampliada o un álbum de fotos. Esto es algo que es muy habitual de postergar. Imprime tus fotos, que es la mejor copia de seguridad y las vas a disfrutar mucho más.

Mi regalo para ti.

A mí el día de mi cumple me gusta celebrarlo, y mucho. Así que, como ya te he venido contando, tengo dos regalos para ti. 

Primero, la clase de mañana en abierto. Que aún estás a tiempo de apuntarte.

El segundo, y solo con apuntarte a la clase abierta de la Comunidad Clickers, entrarás en el sorteo de tres bonos de tres meses de duración para participar en la Comunidad. ¿A quién le tocarán? ¡Ah! tienes que esperar. Pero si aún no te has apuntado, corre, que esta noche hago el sorteo 😉

Nada más por esta semana, nos vemos el martes que viene, sin cumple, pero con las mismas ganas de seguir disfrutando de la fotografía, la familia y de ti.

Un abrazo y que disfrutes del día. ¡Yo lo haré!

Cómo generar vínculo en familia a través de la fotografía.

Cómo generar vínculo en familia a través de la fotografía.

La importancia de compartir espacios y juegos con nuestras criaturas.

Estoy casi segura de que, si estás por aquí, estarás de acuerdo conmigo en la importancia del juego en la infancia. Es algo vital para ellos. Es su forma de aprender, de gestionar emociones, incluso de colocar todo aquello que, de otra forma, no pueden por falta de herramientas.

Conocemos la importancia del juego infantil, y somos conscientes de la importancia de que nosotras, las adultas, tengamos nuestras propias actividades y tiempo para ellas. Pero cuesta muchos encontrar espacios donde convivan las dos necesidades. Y entre eso, y que la vida adulta requiere mucho tiempo, nos alejamos de compartir con nuestras criaturas momentos y cosas muy especiales, que además, generan un vínculo maravilloso que perdurará en el tiempo.

Escuchando una charla de Imma Marín (especialista en juego y comunicación a través del juego), en la que le preguntaban que qué podíamos hacer las familias para que las criaturas estuvieran motivadas a jugar con nosotras, ella contestaba un sencillo: hacerlo desde que son pequeños. Y no puedo estar más de acuerdo. Pero aquí viene el problema: en general, se contempla poco el jugar en familia. Más allá de lo que hagamos en nuestra casa, los espacios que nos encontramos se especializan en adultas o en criaturas. Rara vez en que los dos mundo convivan.

Recuerdo que cuando mi hijo era pequeño, buscaba alguna actividad para realizar por las tardes. No nos servía una actividad dirigida a niñas y niños de tres años. Queríamos algo en lo que ambos tuviéramos espacio. Y costó, pero lo encontré. Aún le tengo que agradecer a Patricia que creara ese espacio tan especial donde, además, había otras criaturas de edades diversas, pero con un interés en común: crear.

Y tengo que decirlo. Ahora me siento muy orgullosa de mi misma por haber creado un espacio donde convivan madres, padres, criaturas y la fotografía: la Comunidad Clickers. La fotografía como punto de unión, como juego, como herramienta para expresarse y comprender el mundo tengas la edad que tengas.

 

 

 

Cómo generar vínculo familiar a través de la fotografía.

La fotografía puede ser un juego en familia. Puede ser una herramienta para peques y grandes. Y si tú tienes afición por la fotografía, o buscas un juego que pueda ser para todos, este es uno de ellos. Te cuento a continuación algunas de las premisas que puedes tener en cuenta para que todo fluya de la mejor forma posible.

  1. Comparte con el resto de la familia lo importante que es para ti la fotografía. Normalmente el interés de la fotografía parte de ti en tu casa. Si es así, explica al resto de la familia, que fotografiar es importante para tí. Cuéntales el por qué, cómo te hace sentir, y todo lo que te aporta. De esta forma es mucho más sencillo que ellos empaticen contigo cada vez que sacas la cámara.
  2. Utiliza la fotografía documental. La fotografía documental es una herramienta maravillosa para fotografiar a nuestra familia. Ellos nos lo agradecerán y dejarán de huir cada vez que nos vean con la cámara en la mano. Es ideal, porque no interviene en la escena, y como no dirigimos, si no que fotografiamos lo que sucede, no molestamos a nadie. En la Comunidad Clickers vamos a tratar este tema en el mes de junio, por si te apetece conocer más de él. Te recuerdo que el próximo día 12 de mayo tenemos una clase abierta para conocer más sobre la Comunidad y su funcionamiento. Puedes apuntarte aquí.
  3. Si tus peques muestran algún interés por fotografiar, trata de ponerles a su alcance alguna cámara. Mis recomendaciones para ello son: 
    1. Que sea una cámara de verdad, no de juguete.
    2. Que tenga un tamaño acorde con su edad, para que pueda manejarla bien.
    3. Si tienes un teléfono móvil que ya no utilices, puedes darle ese uso exclusivo de la cámara.
    4. O cualquier cámara compacta sencilla para que pueda hacer las fotos que ella/él quiera.
  4. Puedes preparar experiencias fotográficas en familia. Por ejemplo, si vais al monte, se puede realizar un cuadernos de campo con las fotografías que realicéis. Otra idea es crear álbumes anuales donde recordéis las cosas que habéis vivido durante ese periodo de tiempo. O cuando queráis dar una vuelta  por la ciudad, podéis poneros retos y decidir en casa algunos elementos que habrá que buscar durante el paseo. Eso hará las salidas más entretenidas, sobre todo cuando no sean planes específicos para peques, como caminar por la ciudad. 
  5. No fuerces la situación. Por último, y lo más importante de todo. No fuerces situaciones. Es contraproducente y obtendrás el efecto contrario. Por ejemplo:
    1. Si alguien no quiere salir en una foto, lo mejor es respetar su decisión. Podemos explicar por qué es importante para nosotras que salga, pero si aún así prefiere no hacerlo, lo mejor es desistir. Si siente que se respeta su decisión, será más fácil que no dure mucho la etapa de no quiero fotos.
    2. Si a tus peques no les interesa la fotografía, no es necesario que jueguen contigo. La fotografía puede ser tu juego, y otra forma de estar con ellos mientras, además, documentan lo que sucede. No es necesario que ellos hagan fotos para que sea una actividad conjunta.

“El mejor legado de un padre a sus hijos, es un poco de su tiempo cada día”. Leon Battista Alberti.

Esta es la frase que resume todo. El tiempo que dediquemos en familia es el regalo más importante y lo que más recordarán nuestras criaturas el día de mañana. Y la fotografía nos puede regalar mucha presencia y por supuesto tiempo y espacio con nuestras criaturas. 

¿Qué juegos, actividades o experiencias compartes con tus peques? Te leo en comentarios.

Un abrazo enorme y hasta la próxima semana.

Recuerda que puedes participar en la próxima clase abierta que se celebra el 12 de mayo.

¿Qué es una clase abierta?

Es una clase GRATUITA para que conozcas de primera mano una parte del trabajo que hacemos en la Comunidad Clickers.

¿Cómo funciona esta clase?

En esta clase voy a compartir contigo lo què es para mí la fotografía y cómo la vivo. Además, voy a comentar algunas de vuestras fotografías. Daré mi feedback para que puedas mejorar tu forma de narrar, de expresarte dentro de tus imágenes.

¿Qué tengo que hacer para participar y que comentes mi foto?

Para ello solo tienes que apuntarte aquí y mandarme una foto que quieras que sea comentada en la clase del próximo día 12 de mayo. Esta es la dirección de correo a la que puedes mandar tu foto: info@rebecalopeznoval.com.

Ten en cuenta estas cosas para a la hora de enviar tu foto. Las imágenes que no cumplan estos criterios, no serán comentadas:

  • Si has editado la foto, adjunta también la foto en bruto, sin edición.
  • Cuéntame qué querías contar en esa imagen, por qué la sacaste y por qué la elegiste.

Por favor, ten en cuenta que si el volumen de fotos es muy grande, no podré comentarlas todas. El criterio para seleccionarlas, no será por orden de llegada. Se elegirán aquellas imágenes que me ayuden a aportar mucho valor, independientemente de si las hiciste tú u otra compañera.

¿ Cuándo es la clase?

La clase será en directo el día 12 de mayo a las 21:30h (huso horario de Madrid), mediante la plataforma de meet. Te mandaré un enlace para que puedas entrar unos días antes de la propia clase.

Si no puedes asistir al directo, te mandaré un enlace para que puedas verla en diferido.

Nos vemos la próxima semana, pero si tienes alguna duda, por favor, no dejes de plantearla.

 

>>>Rebe, me apunto a la clase <<<

Más que una foto bonita en redes sociales.

Más que una foto bonita en redes sociales.

El postureo no nos lo hemos inventado ahora, siempre ha estado ahí. Aparentar es algo que se ha hecho siempre. Y con las redes sociales solo se ha enfatizado y facilitado la labor de hacerlo. Buscamos enseñar en ellas una vida a la carta: mostrando solo esos trocitos que nos gustan y que cumplen con los estándares de lo que la sociedad entiende como algo bueno y deseable.

Sí, la fotografía puede ser una manipulación de la realidad. De hecho, yo digo que la fotografía siempre es una mentira: nos muestra solo un trozo de la realidad sacada de todo contexto, un trozo que la persona que saca la foto ha elegido (de forma consciente o inconsciente), y siempre toma esas decisiones bajo su propio criterio, sus creencias o valores (que por supuesto no tienen porque coincidir con los del resto).

Todo esto sin entrar a hablar de la edición y de lo que podemos llegar a distorsionar la imagen con esta herramienta.

La fotografía se puede utilizar como medio para manipular la realidad, pero tiene muchos otros usos que, a mi modo de ver, son mucho más interesantes.

Hoy te hablo de los tres que son más importantes bajo mi criterio.

La fotografía como herramienta creativa.

Para comenzar, ¿qué es la creatividad? Es la capacidad o facilidad para inventar o crear.

Y al contrario de lo que se piensa popularmente,  viene de serie en cada persona. Es una capacidad que, si nos lo permiten, todas podemos desarrollar mucho más allá de lo que pensamos. Lo malo es que ha tenido una prensa regular a lo largo de la historia y se la confundido demasiadas veces con la expresión artística. 

En la escuela todo lo que tenía que ver con la creatividad y la expresión artística ha estado relegado a las asignaturas tratadas como secundarias y menos importantes. Y así se ha ido metiendo en la cabeza de la gente que esta habilidad la poseen solo algunas personas privilegiadas.

Las artes en general son complejas de trabajar en casa sin casi conocimientos o materiales. En cambio, la fotografía (y especialmente hoy en día) está al alcance de cualquiera. No hace falta ser o convertirse en una fotógrafa brillante. Todas podemos hacer fotos. Y gracias a ello, la cámara se ha convertido en un medio increíblemente bueno para desarrollar la parte creativa. 

Es un instrumento que nos permite crear con inmediatez , podemos ver los resultados de forma muy rápida, borrar y volver a repetir ahora no supone ningún contratiempo ni gasto adicional.

Es ideal porque nos permite jugar, dar vueltas a un mismo tema y ver muchas perspectivas diferentes, lo que ampliará nuestro imaginario y enriquecerá nuestra creatividad.

Herramienta para expresarte.

Como todas las artes, la fotografía es una herramienta brutal para expresarnos. Nos permite llegar allá donde las palabras no pueden.

Personalmente, a medida que iba realizando más y más fotografías, me fui dando cuenta de todo lo que podía contar, decir sin hablar. En demasiadas ocasiones sentía que me faltaban las palabras o el discurso, incluso el tono que deseaba poner para narrar según qué cosas. Con la fotografía me encontré muy rápidamente con un medio ideal para mí. Claro, no a todas las personas nos sucede lo mismo. Pero si conectas con la imagen, estoy segura de que tú también encontrarás tu propia voz en este medio que dará altavoz a la forma en la que ves el mundo.

Compartir esa visión con el mundo es secundario. Puedes elegir hacerlo, o no. Pero igualmente, podrás pronunciar un discurso impactante sin abrir la boca. Ya sabes lo que se suele decir: una imagen vale más que mil palabras.

Herramienta para el autoconocimiento.

Muy ligada a la anterior. Y es que la fotografía es un instrumento muy poderoso con el que podemos hacer un viaje hacia nuestro interior desde fuera. Y no solo con el autorretrato.

Si fotografías a tu familia, seguro que lo haces de una forma concreta, tu mirada es única y lo es por equis razones. Lo mismo ocurre si haces paisajes, o fotografías a las personas que pasan por la calle. 

Si te fijas y haces el ejercicio, al ver tus fotografías como un todo, serás capaz de conectar los puntos, y comprender muchas cosas sobre tí misma.

Todo esto es para mí la fotografía. Todo esto es lo que hago cuando hago click.

Todo esto, y mucho más, es para mí la fotografía. Cada click lleva impreso siempre una parte de mí. Por eso quizás no doy tanto peso a la parte técnica de la imagen. Por eso, seguramente, me centro más en lo emocional, en ayudar a otras madres, a buscar su propia voz en la fotografía: esta herramienta con la que puedes disfrutar, expresarte y conocerte.

“Mis retratos son más acerca de mí que lo que son sobre la gente a la que fotografío.” 

Richard Avedon.

Esta puede ser la frase que resuma todo lo anterior. 

La fotografía es una creación propia, es algo personal. Por eso, aunque aparezcan otras personas en la imagen, no deja de ser un reflejo de cómo ves tú, de cómo te sientes y de lo que te emociona.

Fotografiar se ha vuelto algo tan cotidiano, que no damos importancia al hecho de generar imágenes. Pero la fotografía es mucho más que una pose. Es mucho más que mostrarnos al mundo. Es mostrarnos a nosotras mismas en un click.

Si has llegado hasta aquí, es que has conectado con mi forma de ver la fotografía. Para agradecértelo, tengo dos regalos 😀

  1. Te quiero invitar a mi clase abierta de la Comunidad Clickers que tendrá lugar el próximo 12 de mayo.
  2. Entre todas las personas que se apunten a la clase, sortearé el día 11 de mayo y como motivo de mi 40 cumpleaños, tres plazas para la Comunidad Clickers.

¿Qué es una clase abierta?

Es una clase GRATUITA para que conozcas de primera mano una parte del trabajo que hacemos en la Comunidad Clickers.

¿Cómo funciona esta clase?

En esta clase voy a comentar algunas de vuestras fotografías. Daré mi feedback para que puedas mejorar tu forma de narrar, de expresarte dentro de tus imágenes.

¿Qué tengo que hacer para participar y que comentes mi foto?

Para ello solo tienes que apuntarte aquí y mandarme una foto que quieras que sea comentada en la clase del próximo día 12 de mayo. Esta es la dirección de correo a la que puedes mandar tu foto: info@rebecalopeznoval.com.

Ten en cuenta estas cosas para a la hora de enviar tu foto. Las imágenes que no cumplan estos criterios, no serán comentadas:

  • Si has editado la foto, adjunta también la foto en bruto, sin edición.
  • Cuéntame qué querías contar en esa imagen, por qué la sacaste y por qué la elegiste.

*Por favor, ten en cuenta que si el volumen de fotos es muy grande, no podré comentarlas todas. El criterio para seleccionarlas, no será por orden de llegada. Se elegirán aquellas imágenes que me ayuden a aportar mucho valor, independientemente de si las hiciste tú u otra compañera. 

**Tienes hasta el martes 11 para mandarme tu fotografía.

¿ Cuándo es la clase?

La clase será en directo el día 12 de mayo a las 21:30h (huso horario de Madrid), mediante la plataforma de meet. Te mandaré un enlace para que puedas entrar unos días antes de la propia clase.

Si no puedes asistir al directo, te mandaré un enlace para que puedas verla en diferido.

Nos vemos la próxima semana, pero si tienes alguna duda, por favor, no dejes de plantearla.

Un abrazo y hasta pronto.

 

>>Apúntate aquí a la clase<<

¿Qué es la fotografía documental de familia?

¿Qué es la fotografía documental de familia?

Últimamente adoro los días normales. He tenido tantos sobresaltos en los últimos meses que cuando siento la normalidad colándose en mi casa, no puedo dejar de sonreír. Yo, que he sido (y en el fondo sigo siendo) una díscola ante las rutinas, las normas, lo común. Ahora disfruto de ver cómo los días pasan y todo sigue igual que ayer. Me estoy haciendo mayor.

Fotográficamente hablando, siempre me han encantado las cosas corrientes. Esas que nos pasan desapercibidas por normales y cotidianas, pero que esconden una belleza enorme si les prestamos un poco de atención. Puede que en el fondo siempre haya adorado lo común, y ahora la vida me ha dado razones para abrazarlo con fuerza.

Rutinas que no cambian

Hay cosas que por más años que pasen, siguen igual. Cocinar, atender la casa, recoger, asearse… son labores poco extraordinarias. Pero si les prestamos más atención de lo habitual, seremos capaces de ver toda la belleza que encierran.

Documentar nuestro día a día, y no solo los momentos más «especiales». De eso va mi trabajo, eso es la fotografía documental. Trata de los que vivimos en la misma casa. De lo que se comparte en el mismo espacio: las rarezas, las sonrisas y por qué no, también las lágrimas. ¿Y qué hay más nuestro que las rutinas?

No todo va a estar lleno de glamour, ni todos los días hacemos actividades emocionantes. Pero la verdadera belleza está ahí, en el día a día. En querernos hasta cuando no nos soportamos. En acompañarnos en nuestras rutinas y seguir valorando la belleza que hay en ella y en nosotros aunque estemos despeinados y en pijama.

Esos momentos caseros que cuando salgan a estudiar fuera, echaremos de menos hasta envolvernos en melancolía. Esas caritas al despertar, y sus abrazos en la cama. Ese olor a recién levantado. Esas manitas tratando de vestirse, ponerse la camiseta o atarse un zapato. Esas primeras veces de hacerse el desayuno o la cena. Esa cara de satisfacción por hacerse mayor e independiente. Esas pequeñas cosas que nos hinchan el pecho hasta sentir que va a explotar porque no nos cabe más amor dentro. Esas actividades que repetimos hasta la saciedad, son de las que se componen nuestras vidas en común y las que un día, echaremos de menos.

 

La fotografía documental es emoción, sois vosotros en estado puro, con toda la belleza que eso implica, y que muchas veces la prisa y el estrés no nos permite ver y sentir. Una sesión documental es un regalo para toda la familia que retará al tiempo y a la memoria en esos días de melancolía.

Hasta la próxima semana ♥

 

Recuerdos de una foto | Invierno 2013

Recuerdos de una foto | Invierno 2013

A veces me gusta viajar en el tiempo. Imaginar cómo será nuestra vida dentro de unos años. El Señor Bajito de adolescente, con su melena al viento, jugando partidas de rol interminables con sus colegas… Ah, no calla! Si eso es ahora mismo, el presente. Menos por lo de adolescente, que todavía nos quedan unos años.

Lo que sí me gusta de verdad es volver la vista a tiempos pasados. Coger fotografías de hace años, y viajar nítidamente por las historias que nos regaló la vida. Me fascina esa capacidad que tenemos de volver a un momento concreto con tan solo una imagen. Recordar detalles, sensaciones, sonidos e incluso olores.

Por eso me he lanzado a crear una nueva sección en el blog: Recuerdos de una foto.

Cuando me pegue la morriña, bucearé por mi archivo, y esa foto que me haga pararme, la compartiré contigo aquí, en el blog. Y te contaré su historia. A veces me iré más lejos en el tiempo, y otras me quedaré más cerca. Además, si quisieras participar de esta sección, me harías muy feliz. Si te apetece compartir tu historia conmigo y con el resto de lectoras, te invito a que compartas tus fotos en Instagram con el hashtag #recuerdosdeunafoto y que me etiquetes @rebecalopeznoval, para poder leer tu historia. Seleccionaré aquellas que me cautiven y las compartiré aquí en el blog. La idea es crear un álbum de recuerdos, de historias vividas. Esta iniciativa nace de uno de los temas del reto de agosto del pasado año, que tanto gustó. Así que espero que me acompañes y que podamos disfrutar de tus historias. ¡Te espero en Instagram ♥!

Cuando eres mala madre

Esta foto es de diciembre del 2013. Seis añitos de nada han pasado desde ese día en el que me sentí mala madre XD. Desde luego he tenido otros momentos, pero ninguno tan épico como este.

Recuerdo perfectamente que decidimos irnos a la nieve, a disfrutar de tirarnos con el paipo a modo de trineo, de rebozarnos en el frio y tirarnos bolas de nieve. Lo preparamos todo, y nos fuimos felices como perdices a disfrutar de un día en familia. Nos acompañaban mis padres también.

Y recuerdo perfectamente la sensación de mala madre al abrir el maletero, y ver que no habíamos metido la chaqueta del Señor Bajito. A la nieve sin abrigo, sí amiga. No sé cómo se sentiría el padre de la criatura, que en realidad es tan responsable de estas cosas como yo, pero yo me sentí fatal. Y si le veis muy abrigado en la foto es porque yo le puse mi chaqueta (la más pequeña de todos los que estábamos allí). Pero tranquilas, yo también me pude abrigar, porque mi padre decía que no tenía frio y me dio su chaqueta XD.

Cada vez que veo esta imagen me parto de risa. Y os prometo que nunca más se me ha olvidado meter la chaqueta.

La parte buena: esta foto. Una de mis favoritas de todos los tiempo. La tengo en casa, puesta en el salón. No sé si me gusta por la historia o por la imagen en sí. Pero me encanta.

Y aunque esto fue lo más anecdótico de ese día, recuerdo también sus risas en la nieve, sus «¡¡otra!!», para tirarse de nuevo en trineo. Os dejo con una foto donde podéis deleitaros con el outfit completo XD

¿Tú has tenido algún despiste de este tipo alguna vez? Dime que sí, por favor. No me dejes sola en esto XD

Te leo en comentarios. Y te espero en Instagram con tus historias.

Un abrazo y hasta la próxima semana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Cuéntame qué necesitas.