Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Llevamos una semana muy intensa. Nuestro buzón de correo se ha colapsado. Nos sale humo de los dedos y del teclado para poder contestar a tiempo a todo el mundo. Pero lo mejor de todo, es el alto número de mensajes que estamos recibiendo de personas que acaban de conocer mi trabajo y han conectado con él. Palabras llenas de cariño y agradecimiento, que no dejan que la sonrisa se vaya de mi cara.

De verdad que es un chute de energía increíble. Y que si alguna vez me queréis hacer feliz, con un mail cariñoso ya lo tenéis hecho 😀

Todas estas muestras de afecto sumadas a que estamos entrando en la época más ñoña del año, me hacen pensar en el lado más humano de mi trabajo y recordar a las alumnas que han pasado por Fotografía desde Cero a lo largo de estos años. Maravillosas mujeres en su inmensa mayoría, y algún que otro hombre maravilloso también.

Siempre hablo del contenido, de cómo podrían ayudarte cada uno de los cursos, de su enfoque y sus peculiaridades, pero es el momento de hablarte de las personas que les han dado alegría y sentido. Quiero contarte la breve historia de consecuencias gigantescas del curso Fotografía desde Cero.

Origen y trayectoria de Fotografía desde cero

Este curso nació hace algo más de 3 años. Y lo hizo en formato presencial. Parece mentira pero sí, en formato presencial, has leído bien.

Las primeras personas que se acercaron a este taller vinieron hasta mi casa, en el monte, a un lugar mágico de la geografía cántabra donde disfrutábamos de un día completo en familia y aprendiendo juntos.

Una de mis primeras alumnas Ana llegaba desde Madrid a Cantabria, nada más y nada menos. Ana vino con su familia, había decidido invertir un día de sus vacaciones en venir a este curso. ¿No es para quererla?

Tengo que decir que Ana entró en mi vida en ese momento y desde entonces no ha salido. Tengo la gran suerte de que aún siga a mi lado.

Después de este curso vinieron las ediciones online y, más tarde, la sesión en familia y las Jornadas Fotográficas. Y hasta hubo tiempo para las quedadas más relajadas como amigas ♥

El formato Online

Después de impartirlo un par de veces en formato presencial, me di cuenta de que no era lo que necesitábamos. Los tiempos modernos requerían de algo mucho más dosificado. La parte técnica de la fotografía puede ser un poco confusa al principio. Por eso fraccionar el contenido, hacer ejercicios con tiempo, comentar sobre esos ejercicios y seguir avanzando de forma gradual, sólo tenía un formato posible para las madres: ONLINE.

Así que rediseñé el temario para adaptarlo a su nueva modalidad y poder alojarlo en mi web. Ya podíamos trabajar de forma constante durante 4 semanas, fuera cual fuese la ubicación de las alumnas, sin renunciar a mi tutela para resolver dudas y comentar los trabajos.

Tras varias ediciones, me di cuenta de que este curso era más que un curso de técnica. Fotografía desde cero se había convertido en la puerta de entrada a los sueños de muchas mujeres que, como yo, tenían adormecido su amor por la fotografía. Con este curso se despertó para nunca volverse a dormir, de tal forma que algunas de ellas hoy en día se dedican profesionalmente a la fotografía. Y yo no puedo estar más orgullosa ♥

Además, la ausencia de fronteras en el formato online, me ha permitido conocer a gente de diferentes ciudades y países. Es maravilloso el alcance y la cercanía que se pueden llegar a conseguir con las herramientas que hoy en día nos ofrece Internet.

Primero fueron alumnas y después se convirtieron en amigas

Fotografía realizada por Mónica Armas en uno de los cursos en Tenerife

Pero sin duda, lo más bonito que me ha aportado este curso, lo he ganado a nivel personal. Me acercó a mujeres que comenzaron como alumnas y que ahora son parte de mi vida.

Alumnas aventajadas que ya vuelan solas.

Alumnas que se encontraban a miles de kilómetros, pero hacían lo imposible por llevarme a su ciudad para que yo pudiera impartir un curso presencial en ella.

Alumnas que se acabaron convirtiendo en amigas y que ahora te invitan a ti y a tu familia a su casa, para que puedas pasar unas vacaciones maravillosas y sigas realizando tus sueños.

Ana y Mónica este año se pusieron las pilas como nadie, y consiguieron eso y mucho más. Porque a día de hoy no sé si son conscientes de lo inmensamente feliz que me hicieron al llevarme a Tenerife.

Y todo gracias a Fotografía desde cero. Un curso que me costó escribir, porque la técnica no es algo que me apasione. Supongo que es una prueba de que del esfuerzo con cariño surgen las creaciones más especiales y las mejores recompensas.

Es por eso que termino el curso llevándolo todo a mi parte más personal. Y es por ese motivo por el que me valgo de ella para seguir contando historias a través de la cámara.

De no ser por Fotografía desde Cero, mi recorrido sería otro. A él tengo que agradecerle el haber aprendido infinidad de experiencias. A nivel fotográfico, a nivel personal y también a nivel profesional.

Una historia sin final.

Fotografía realizada por Mónica Armas en uno de los cursos de Tenerife

Cuando una persona entra en tu vida, se abre un camino y es difícil saber cuál será el final de esa historia. ¿Te dejará una huella imborrable o será algo esporádico?

Con la convicción que te da el paso del tiempo, ahora puedo decirte que soy una privilegiada por haber puesto en marcha este curso.

Creo que las personas que sienten atracción por la fotografía, en especial por la de familia,  tienen algo en común. Una forma de mirar a otras personas amable, curiosa, respetuosa. Son almas inquietas, con una gran dosis de sensibilidad hacia lo bonito y lo excepcional. Temen al tiempo, como la gran mayoría de las personas, pero se enfrentan a él cámara en mano. Exprimiendo cada minuto e intentado grabarlo en sus retinas y en sus fotografías. Y Fotografía desde Cero ha traído hasta a mí a cientos de personas así.

Lo mejor siempre está por llegar. Porque esta historia no tiene un final cerrado. Nunca se termina de aprender, y ahora existen recursos para no realizar este camino en solitario.

Así que, no sabes ni cuándo ni dónde puedes terminar en la fotografía. Pero sí hay un comienzo claro: los cursos básicos que te enseñan los cimientos y las nociones necesarias para ir sobre seguro.

Si aún no has realizado uno de estos cursos, ahora tienes una decisión importante entre manos. Porque esta noche, a las 12 horas, se acaba una oportunidad entre un millón de conseguir Fotografía desde Cero por muy poco dinero. ¿Cómo? Adquiriendo el Bundle de Fotografía en el que se encuentra junto con otros 13 cursos más, por 24,90 euros.

Este curso es una puerta a la fotografía y este bundle es una llave para abrirla y continuar tu formación. Ojalá des el paso y que sea tan revelador como lo ha sido para mí.

Nos vemos dentro ♥

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies