Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Hoy charlamos con… Mireia | Donde reside la belleza

Hoy charlamos con… Mireia | Donde reside la belleza

La primera vez que pensé en el podcast de donde reside la belleza, ya imaginé en compartirlo con otras mujeres. Los primeros capítulos me han servido para ubicarme un poco con el formato, que es muy divertido, pero como todo, da más trabajo del que imaginas en un principio.

Pero está claro que en compañía es más divertido y aporta mucho más.

Entre todas formamos una idea más amplia y global de nosotras mismas como mujeres, como colectivo. Pero también encontremos la inspiración para trabajar sobre nuestra percepción de forma individual.

Así que esta mañana, ni corta ni perezosa, me asomé a las stories de Instagram para pedirte que colaborases conmigo. Varias de vosotras os ofrecisteis enseguida, y hoy os traigo a la primera mujer que se anima a contarnos un poco de su historia y a compartir sus reflexiones con nosotras.

Mireia es una mujer con increíble, valiente (que ser la primera nunca es fácil) y que tiene mucho que aportar.

Ha sido muy emocionante hablar con ella y reafirmarme en que este tema tiene que estar encima de la mesa, que tenemos que hablar mucho de él entre nosotras, con nuestras hijas, con nuestras madres y hasta  con la vecina.

Mireia creció en Venezuela, rodeada de un ambiente que le daba mucho valor e importancia al aspecto físico y a la belleza.  Pero ella lo hizo sin sentirse a gusto con su cuerpo. Desde la talla de pantalón, hasta el tamaño de sus pies, el sentimiento hacia su cuerpo es de inconformismo total.

Pasando por alti-bajos recurrentes con su peso, Mireia nos cuenta su historia en el primer podcast en el que tomáis el protagonismo.

Hablamos de la relación con su cuerpo, de la influencia que esta relación tiene sobre su hija y de cómo al ser consciente de ello, ha ido cambiando su forma de relacionarse para que ella crezca con otros ejemplos mucho más sanos y equilibrados.

Está claro que la maternidad es un punto grande de inflexión para todas y un motor importante para la mayoría.

Pero en el podcast de hoy hay mucho más.

Dale al play para escucharla.

No olvides dejar tus comentarios, Mireia y yo estamos deseando saber si te ha gustado este primer podcast en compañía y si quieres que repitamos. Yo por lo pronto tengo lista de espera para charlar con varias mujeres que se han ofrecido tras el anuncio de esta mañana. ¿Te animas a ser una de ellas?

Donde reside la belleza |bienvenida

Donde reside la belleza |bienvenida

Como cada vez que empieza algo nuevo, tengo un poco de dolor de barriga. Ya me he acostumbrado, y sé que forma parte del proceso de lanzarse al vacío, pero no puedo evitar pensar un poco en las posibilidades de estrellarme contra el suelo.

¿Llegaré a alguna parte con esto? ¿Tendré algo, poco o mucho que contar? Las dudas se suceden en mi cabeza, pero… ¿sabes qué? Que estoy muy feliz. Llevo una semana pensando en todo esto, dando forma a esta semilla que lleva ya más de dos años en mí, y que cada vez va cogiendo más cuerpo. Así que gracias por empujarme al precipicio.

Fotografiarnos a nosotras las mujeres es algo en lo que llevo un tiempo, pero muy poco a poco, de forma personal. Aprendiendo a mirarme a mí primero, después a otras mujeres que tengo a mi alrededor.

Y hace hoy una semana que lancé la página de información de este tipo de sesiones. Unas sesiones pensadas para hacerlas con mimo para nosotras. Para hacernos un regalo maravilloso. Porque no son las fotos en sí, es todo lo que viene con ellas: la experiencia de hacerlas, el diálogo que se crea entre tú y yo, el que se crea con la cámara y el que tendrás contigo misma. Es ver cómo te impresionas al verte a través de mis ojos. Cómo los nervios de los primeros minutos ante la cámara se van transformando y comienzas un viaje hacia dentro y te dejas llevar y sale todo… La fotografía es magia, y este tipo de sesiones es una de las cosas más bonitas que puedes hacer por ti.

Pero resulta que muchas, aunque lo estáis deseando, tenéis un miedo atroz que os paraliza. Miedo a veros mal.

Como te entiendo. A mí misma me ha pasado. Me he encontrado ahí y era paralizador, no por no querer hacerme fotos, que es algo con lo que podemos vivir. Pero todo lo que hay detrás de eso… eso es algo que te frena constantemente en tu vida. Porque hacerte fotos es estar contigo, es gustarte, aceptarte y darte valor. Y si no podemos hacer eso, no podemos hacer muchas otras cosas.

Y con todo ese sentir, con el mío, con el tuyo y con el del 94% de las mujeres de esta comunidad, nace donde reside la belleza.

No quiero extenderme más, porque para eso es el podcast. ¿Te apetece escucharlo?

No olvides dejarme abajo un comentario, estoy deseando leer tu opinión, y si quieres, tu propia historia.

Hasta el próximo martes ♥

Cantabria con niños | Puente Viesgo

Cantabria con niños | Puente Viesgo

Adoro el otoño. En Cantabria además, la temperatura es buenísima en esta época del año. La naturaleza está en un momento mágico, en plena transformación, y los colores, las texturas y hasta los sonidos, son de una belleza enorme.

Por eso es, sin ninguna clase de duda, la estación que más me gusta para salir y fotografiar. Cualquier rincón está precioso. La luz es  suave, las horas centrales del día no causan tantos problemas, y la calidez que desprende es inigualable al resto de estaciones.

Y este fin de semana lo he disfrutado por todo lo alto. He hecho fotos a casco porro. Al Señor Bajito en un entorno que no conocía y que me ha dejado sin aliento, y otra sesión de mujer que te enseñaré otro día.

Puente Viesgo, un lugar para pasear en familia.

Hace unos meses, te dejé un post del estilo al de hoy. Ontaneda, que era el lugar que te enseñaba entonces, se encuentra directamente conectado por carretera con Puente Viesgo, pero también por la vía verde del Pas. Pero hoy no quiero hablarte de esta vía. La cual ya conocía y me encanta.

Hoy te voy a hablar de un camino que he descubierto este fin de semana y con el que me he quedado alucinada. Primero por no conocerlo y estar harta de pasar cerca de él, y segundo por la belleza del lugar.

Es un camino corto, pero que da mucho juego con los niños. Puedes bajar al rio a lanzar piedras, a mojarte los pies, y si la temperatura te deja, a pegarte un buen baño, porque hay unas pozas maravillosas para ello.

El camino, como digo, es muy corto. Pero no me parece apto para niños muy pequeños. Hay zonas muy altas con una caída más que importante y el suelo es algo resbaladizo y estrecho en algunas parte. Así que quizás sea un poco estresante ir con ellos. A partir de 5 – 6 años, no creo que tengas ningún problema.

Pero la entrada y las primeras zonas, creo que son aptas para todas las edades, y ya nos sirven para hacernos una idea de la belleza de todo el camino.

He creado un pequeño vídeo para que veas mejor la zona. Tengo muchísimo que mejorar en vídeo. Otro día me llevo a Txaxte y que nos haga uno bien bonito XD. De momento te dejo con este.

 

Sesiones otoñales.

Si estás pensando en hacerte una sesión de familia, este lugar es maravilloso para ello. Los colores, el agua, las rocas y el bosque, dan mucho juego a la fotografía, peros sobre todo y lo más importante, al juego de los pequeños.

Si ellos están bien y disfrutan, la experiencia se hace maravillosa. Y desde luego este es uno de esos enclaves donde la imaginación se desborda con ellos, ¿no te parece?

                         

Puedes ir a disfrutarlo en familia, y contarme que tal os fue. Te espero en los comentarios 😀

Y si ya no puedes espera, porque el tiempo vuela y lo has dejado durante mucho tiempo ya, escríbeme desde aquí y planificamos corriendo vuestra sesión de familia. ¡Te espero!

 

Recuerdos de un verano | Sesión de fotos en Cantabria

Recuerdos de un verano | Sesión de fotos en Cantabria

Ya hace casi un mes que el verano nos dejó, y aunque las temperaturas por aquí todavía son altas y nos permiten ir a la playa en algunos momentos, el sol ya no calienta de la misma forma. Los días son mucho más cortos, la rutina nos pone en realidad y el saborcito del verano se queda lejos.

Aunque siempre nos quedarán los recuerdos en la memoria, siempre es mejor tenerlos guardados en formato foto, por aquello de que la memoria algún día nos fallará.

Cuando una foto te permite volver a sentir, oler y reír de la misma forma, se produce magia.

La magia de la fotografía

Hace unos días, viendo fotos con el Señor Bajito, le preguntaba si al verlas era capaz de recordar todo lo que pasó alrededor de esa imagen. Si podía viajar en el tiempo con ella y recordar y revivir todo lo que pasó cuando hice click.

Me quedé un poco sorprendida cuando me dijo que sí. No sé por qué me asombró, la verdad. Si a mí me pasa, por qué no le iba a pasar a él. Quizás porque aún lo veo pequeño, aunque supongo que siempre lo veré así…

Pero sí, la fotografía tiene esa capacidad. Él se deleitaba viendo las fotos de nuestro viaje en familia a París, y disfrutaba recordando todo lo que vimos y lo bien que lo pasamos. Recordaba la casa en la que nos quedamos, y el espacio tan bonito que tenía hasta llegar a ella. Una especie de pasillo con puertas a otros hogares y espacios comunes llenos de vegetación que caracteriza tan bien a los franceses.

También recordamos lo cansado que estaba siempre de caminar por la calles de París, pero eso se lo recordé yo, no las fotos XD

¿No te parece un milagro? Que nos pasamos la vida queriendo parar el reloj, como buenas madres que somos, y resulta que tenemos una herramienta increíble para hacerlo. Para congelarlo y dejarlo así, quieto y sin moverse. A mí me fascina, y por mucho que haga fotos, no me acostumbro.

También me pasa con vuestras fotos. Cuando realizo sesiones y las veo de nuevo al cabo de unos meses, vuelvo a ese momento, a lo genial que fue pasar ese rato juntas, disfrutar de tus pequeñas criaturas, de reír y pasear.

Ser testigo por un momento de vuestro cariño, del amor que os tenéis, de los abrazos, de los besos.

Puedo volver una y otra vez a sentir la arena bajo los pies, oír el sonido del mar, sentir el calor, y escuchar las risas.

No es magia, es fotografía en estado puro, la que llega al corazoncito. Es fotografía documental.

Las risas de una tarde de verano

Y hoy me dio por viajar al pasado 15 de agosto. Un día festivo, con mucho calor y las playas hasta arriba. Liencres, una de mis playas favoritas, donde puedes pasar horas descubriendo dunas y rincones. Playa y ría más una puesta de sol increíble.

Belén y su familia viven fuera de Cantabria, pero les gusta venir en verano para pasar unos días. Disfrutamos de una tarde preciosa, de muchos juegos, de caminar por la playa y mojamos los pies. Muchas fotos y un álbum precioso es lo más tangible, pero también nos llevamos momentos preciosos, que gracias a la fotografía quedarán para siempre.

Y hoy te traigo esta sesión tan bonita. Yo aún escucho la risa del pequeño cuando las veo, y recuerdo una sesión de boda con novia a remojo incluida que nos encontramos al atardecer.

¿Qué recuerdos tienes tú de tus vacaciones en familia?

Me encantará leerte en los comentarios.

Y si quieres inmortalizar tus momentos más increíbles, no dejes de contármelo en un email, me encantará acompañaros ♥

¿Qué ponerte para una sesión de fotos?

¿Qué ponerte para una sesión de fotos?

¿Qué ponerte para una sesión de fotos? Creo que es, con diferencia, la pregunta que más me hacen mis clientas. ¿Qué me pongo para mi sesión de fotos? Es un tema que les agobia, son fotografías importantes para ellas, ya sean para temas personales o profesionales, y no hay que olvidarse de que es una inversión.

Además, cuando te haces una sesión de fotos, quieres que sea algo duradero, que dentro de unos meses, o de unos años, veas tus fotos y pienses: me encantan, me gusta muchísimo lo que reflejan, soy yo.

Cómo elegir las prendas para mi sesión de fotos

A la hora de buscar las prendas que vamos a llevar en nuestras fotos, nos surgen dos dudas:

1) ¿Qué me pongo para gustarme?

2) ¿Qué prendas son adecuadas para una sesión fotográfica profesional?

Para la primera pregunta, debes primero mirarte en el espejo y decidir cuáles son tus partes favoritas de tu cuerpo. Es importante que seas capaz de encontrar por lo menos tres, y a poder ser, fuera de zonas como tu cara o tus manos.

¿Por qué digo esto? Me encuentro muy a menudo con mujeres a las que les cuesta descubrir esas zonas de su cuerpo. Así, es difícil sentir confianza en nosotras mismas cuando nos enfrentamos a la cámara.

Lo que te pido es que te enfoques en esas zonas que son tan bonitas y que las potencies, que te centres en ellas, que te olvides de esas otras que no te gustan tanto.

Ganarás confianza, te verás mucho más guapa, y así conseguirás ir a la sesión más tranquila y segura de ti misma.

Elige aquellas prendas que más te gusten, las que sabes seguro que te favorecen y te hacen un cuerpo bonito y armónico.

También es importante que te sientas cómoda con ellas, si no, esa sensación se reflejará en las fotos, y el resultado no será tan natural.

Antes de la sesión, asegúrate de hablar muy bien con la persona que vaya a hacerte las fotos sobre dónde se van a realizar. ¿Serán en exteriores, en interiores o en un estudio? Está claro que la ropa puede ser diferente para los tres espacios, por lo que siempre será mejor prevenir.

Como truco para elegir tus colores, ten en cuenta que los cálidos añadirán volumen y los fríos lo reducirán, úsalos en aquellas zonas que más te convengan.

Y mucho cuidado con algunos estampados, los cuadros pequeños, algunas rayas y pequeños lunares pueden crear una distorsión visual muy molesta.

Es muy importante que pienses en qué quieres transmitir con esas fotografías y busques las prendas que te ayuden a conseguirlo. Sé tú misma, no intentes disfrazarte para parecer más profesional.

Sé coherente, relájate, confía en ti y déjate guiar por tu fotógrafo. Así, el resultado será espectacular.

Soy Sara Pellicer, Asesora de Imagen, y te ayudo a encontrar tu esencia, a ser más feliz y a mostrar tu personalidad a través de la ropa que eliges cada día. Te invito a que visites mi web y me sigas en Facebook e Instagram.

¿Qué hacer cuando tu hijo se aburre en casa?

¿Qué hacer cuando tu hijo se aburre en casa?

Una cree que, después de tanto tiempo sacándose trucos de la manga, la próxima vez será todo coser y cantar. Pero qué va. Aquí sigo, estrujándome los sesos cada vez que una situación me crea un dilema y me frustra.

La cosa es que hace unas semanas, el padre de la criatura tenía planes pero el Señor Bajito y yo no teníamos ninguno.

Se juntó con un fin de semana lleno de agua y tormentas con las pocas ganas de salir de casa y mi cabeza casi explota. De nuevo, esa pregunta, ¿qué hacemos? Pero conseguí reconducir mi frustración y conseguimos un plan casero de lo más molón.

Así que en la línea de algunos de los últimos post, hoy vengo con recursos que quizás te sirvan a ti también para estas crisis caseras. Y seguro que abren el hilo de comentarios y tú me aportas a mí mil ideas más para días como estos.

La tormenta perfecta

A ver, la cosa era así: predicción de tormentas, lluvias a tutiplén y un partido que el Señor Bajito quería ver y yo no. Estábamos abocados al fracaso. Así que me siento especialmente buena madre y buena persona, porque conseguí frenar todo eso. ¡Medallita, por favor!

No te voy a engañar, pasé un momento de pataleta. No quería hablar y estaba enfadada. Me visualizaba encerrada y sin nada que hacer el fin de semana, que son los días que tenemos para ser más libres, y eso me ponía de muy mal humor. Pero cuando conseguí respirar hondo, tracé el plan perfecto.

Busqué la mejor forma de comunicársela al Señor Bajito, porque hay que recordar que él tampoco estaba muy receptivo. Pero sabía que no podría resistirse.

Así que nos hicimos una comida rica a base de crema de calabaza y torta de maíz con verduras y pollo. Era la primera parte del plan, ganármelo por el estómago. Es maquiavélico, lo sé, pero funciona.

Mientras se relamía, le conté que había pensado en algunas cosas para el día en casa. Me miró expectante.

– Señor Bajito, tengo un plan para la tarde.

– A ver, cuenta.

– Podemos construir un puente.

– ¿Un puente? Mamá, ¿en qué estás pensando?

– ¿Recuerdas ese puente de madera que trajo tu tío de Oporto? ¡La maqueta  del puente!

– ¡Aaaah! Lo recuerdo.

– Se me ha ocurrido que podemos montarlo juntos.

– Vale.

– Después, he pensado que como tú quieres ver el partido de fútbol y yo no, podemos hacer acampada en el salón y tú te ves el partido y yo descanso (traducido a lenguaje de mamás: me duermo los 90 minutos de partido).

– ¡Molaaaaa!

– Quizás entre una cosa y otra nos veamos una peli y comamos palomitas. Y… ¿Me dejarás hacerte fotos?

– ¡Todas las que quieras, mamá!

El plan iba viento en popa.

Salón patas arriba

Mover mesa, traer colchón de la cama grande al salón, descolgar cuadros… esas típicas cosas de domingo que son bastante entretenidas. Parece que estás montando un fuerte.

Y así, tras comer, nos pusimos manos a la obra con el puente de Oporto, que se nos ha quedado a medias. Pero eso es bueno, tenemos actividad para otro momento de crisis como este.

Un poco de música, correr las cortinas para que entre toda la luz que se pueda, acercar la mesa a las ventanas (os recuerdo que el día estaba de tormenta y había que ir a la caza de toda la luz natural que hubiera).

¡Qué divertido es montar, ensamblar, lijar y construir! Más de lo que recordaba.

También hubo momento “mamá, ponte en las fotos, y yo las hago“. Locura (y felicidad) total.

Sin duda, el momento favorito fue cuando nos llevamos el colchón enorme y pesado de una punta de la casa a la otra. Saltar, rodar, voltereta por aquí, mortal por allá. La cámara no daba a basto.

Y después de tanto salto, un poco de descanso: palomitas y peli.

Dormir en el salón es una experiencia divertida. De vez en cuando es bueno salirse de lo normal y hacer algo un poco diferente. En tu casa, ¿qué hacéis cuando os ataca el aburrimiento en familia? ¿Me lo cuentas?

Si necesitas más ideas, te recomiendo que leas el plan de cine familiar de hace unas semanas.

Y si tienes un plan molón, y quieres guardarlo para siempre, me encantará ser testigo y ayudarte a que perdure en el tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies