Los 5 errores más comunes en las fotografías de Navidad y cómo evitarlos

Los 5 errores más comunes en las fotografías de Navidad y cómo evitarlos

Cada vez queda menos para las tan ansiadas Navidades. Adorada por unos y aborrecida por otros, lo que es cierto es que la Navidad es una época del año que se pasa en familia.

Y es por esto que puede ser un gran momento para crear muchos recuerdos, de esos que perduran en el tiempo y que, claro, queremos inmortalizar.

Por eso hoy quiero hacerte un pequeño resumen de algunos errores que debemos evitar cometer en estos saraos a la hora de hacer fotos.

1: Querer abarcarlo todo en una sola foto

Queremos meter tanta información en una sola instantánea, que al final allí no se entiende nada. Los niños corriendo alrededor de la mesa, uno de ellos lleva una gamba de la mano, la abuela besuqueando al nieto, el pequeñajo que gatea a punto de tirar el mantel, la suegra diciéndote que te eches un poco más en el plato y tu primo el del pueblo, que ya va un poco pasado con el vino, contando chistes subidos de tono.

Cómo evitarlo: busca escenas sencillas y céntrate en ellas. Es complicado crear composiciones que funcionen con muchas personas y acciones diferentes. Es preferible que cuentes la historia en varias fotografías a que quieras representar todo en una y al final no se comprenda.

2: Usar flash

Ya tienes que estar cansada de leerme lo del flash, ¿a que sí? Venga, pues apágalo de una vez, mujer. De verdad que tus fotos se van a ver mucho más mejor 😛

Nuestra cámara está acostumbrada a activar el flash cuando cree que la cantidad de luz es insuficiente. Pero lo mejor es que el criterio le pongas tú. En muchas ocasiones, y aunque tampoco es la mejor iluminación, nos servirá con la luz disponible. Además crearemos imágenes mucho más interesantes visualmente.

Cómo evitarlo: no tengas miedo a tirar de ISOS altos, te prometo que la cámara no va a explotar. El grano en las fotos también tiene su encanto, y en cualquier caso es más estético que un flashazo en toda la cara de la tía Dulia, creéme.

3: Querer que todo el mundo salga mirando a la cámara

Fotografía documental. Métete este concepto en tu cerebro. Olvídate de sonrisas falsas y caras estáticas que miran a la cámara.

Pretender que todo el mundo te preste atención y salga mirando a la cámara es misión imposible y además queda antinatural.

Cómo evitarlo: haz de reportera por un día, saca tu lado aventurero e intenta pasar desapercibida. Busca las mejores ubicaciones y retrata sin ser vista. Los resultados te sorprenderán, ¡ya lo verás!

4: Que no salgas tú

Error típico donde los haya. Quien hace las fotos nunca sale en ellas. Tú te pasas el día con la cámara en mano y nadie se da cuenta de que tú también deberías aparecer también en las fotografías.

Cómo evitarlo: llévate un trípode, seguro que encontráis algún momento en el que podáis haceros fotos de grupo divertidas. También puedes colarte en las composiciones más naturales a modo de espontánea, ¡házlo divertido!

5: Querer fotografiarlo todo

Relájate y disfruta. No pasa nada si no sale ese espumillón tan reluciente que habéis puesto de adorno y que queda tan elegante, o se te escapa el instante en el que alguien se tira la copa por encima. A veces es mejor dejar descansar la cámara y disfrutar del momento.

Cómo evitarlo: disfruta de tu familia, canta, come turrón, abraza a todo el mundo tantas veces como sea posible y sí, saca varias fotografías pero después, simplemente, pásalo genial. Al fin y al cabo, el sentido de estas fiestas es pasar tiempo todos juntos. No comentas el error de estar todo el rato tras la cámara porque lo realmente importante está al otro lado.

 

 

Cuando ves la vida en formato fotográfico

Cuando ves la vida en formato fotográfico

Pues ya está, se acabaron las vacaciones. Este año me he superado a mí misma y he cogido ¡DOS SEMANAS! Sí señoras, porque yo lo valgo 😀

Ahora mismo me encuentro entre las ganas de salir corriendo de nuevo a las playas gallegas y sentarme a terminar de dar forma a lo que será el próximo año. Las dos cosas me apasionan, pero lo cierto es que después del parón, cuesta volver a arrancar.

En fin, la primera opción queda descartada, así que será mejor que me ponga cuanto antes con lo segundo. Pero antes de nada, quiero dar un GRACIAS gigantesco a todas las personas que estáis siguiendo el reto fotográfico.

Hay más de 700 personas inscritas en él y no paramos de recibir vuestros mensajes de agradecimiento por lo bien que lo pasáis, lo genial que es despertarse y abrir el correo, y lo increíble que es ir a la caza de la foto del día.

No sabéis lo feliz que nos hacéis. Estoy emocionada por la respuesta ♥

Cuando sólo ves fotos

Uno de estos días de vacaciones, decidí salir sin cámara. ¡Así, a lo loco!

Iván me dijo que me iba a arrepentir (qué malo es conocerse), pero que yo podía con ello. Y claro, no le faltó razón. Sufrí muchísimo con cada paisaje y cada vez que los niños jugaban en la playa, se metían al agua, fabricaban una barca con palos… ¡Y yo con mi móvil como única cámara!

No paraba de ver fotos por todas partes, porque sí, yo veo la vida en formato fotográfico. ¿Te empieza a pasar a ti? ¡Quizá estés a tiempo de escapar!

Pues nada, que esto del reto me lo estoy tomando en serio y el móvil se está convirtiendo en mi única herramienta estos días.

Vuestro reto

Y es que ya llevamos más de una semana y el hashtag de #agostoen31clicks tiene ya casi 3000 publicaciones, ¡sois increíbles!

Vamos a hacer un pequeño repaso por algunas de vuestras fotos.  Te dejo con estas maravillas. Sigue disfrutando del verano ♥

 

Reto móvil día 3 #agostoen31clicks #ventana31clicks #elenams31clicks @rebecalopeznoval

Una foto publicada por elenamorer (@elenamorer) el

No sé qué tienen las ventanas que me vuelven loca… Reto #agostoen31clicks #ventana31clicks #ÁngelaRR31clicks @rebecalopeznoval

Una foto publicada por Ángela Cantero (@vinoytinta) el

 

* S o u v e n i r : P a l s .* Poniéndome al día con el reto #agostoen31clicks #judithng31clicks #redondo31clicks de @rebecalopeznoval … ? Como dice @about_emma_blog , una manera de llevar mejor la depre post vacacional es rodearse de los souvenirs bonitos que has ido comprando en las vacaciones ?! Nosotros en Pals no nos pudimos resistir al frutero y ensaladero a juego con los cuencos que usa Matti para su comida y su bebida ?. Y es que los cuencos tienen su historia… se los regalé a mi abuela hace muuuuuchos años y tras vivir con ella un par de meses antes de venirme a Thalwil se los encasqueté al gato! ? Ahora estamos como locos con el nuevo set de mesa, todos en casa conjuntados! ? Bueno famIGlia! ? Espero que estéis disfrutando mucho del día! Mañana ya os cuento la experiencia de hoy con la burocracia Suiza! ???

Una foto publicada por Judith (@lajudiath) el

Guardar

Guardar

Crecer. Cambiar. Para ser mejor.

Crecer. Cambiar. Para ser mejor.

Siempre que llega este momento del año pienso lo mismo: el calendario debería empezar en septiembre y terminar en junio. No sé cómo te vendría a ti, pero para mí así sería mucho más fácil.
Sé que para la mayoría de la gente el mes de junio también marca el final del año productivo. Después vienen los meses de verano, de parón general, de llegar con un ritmo más lento a todas partes y a todas las cosas. De gente que se va de vacaciones, de la administración que se paraliza y de sentarse en las terrazas a echar la tarde. Por eso es el momento idóneo para planificar lo de después, lo que empezará tras la pausa estival. Así que si estás conforme, lanzamos una campaña para que cambien el calendario ya. ¿No cuela?
Entonces, te contaré que éste ha sido mi primer año escolar 😀
El Señor Bajito comenzó el cole y con él las rutinas, los horarios y las idas y venidas al son de su maravillosa vida. Pero están a punto de terminar.
Por mi parte, he impartido 8 ediciones de cursos desde septiembre (se dice pronto) y toca ir cerrando para tomar unas vacaciones, coger aire, hacer barbacoas y (mi favorito) dormir hasta tarde. Pero antes de todo eso, hay algunas cosas que quedan por hacer. Te cuento.

Novedades, mudanza y un poco de misterio.

¿Qué ocurre cuando pegamos el estirón? Que se nos queda pequeña la ropa, las habitaciones parecen menguar y queremos cambios que sean visibles. Ya somos mayores y se tiene que notar. Pues algo parecido es lo que me está pasando.
Si conoces La Escuela de Mamá, sabrás que desde hace un par de años mis cursos de fotografía se han impartido desde allí. Han sido dos años de grandes aprendizajes y de trabajar con mujeres impresionantes. Pero mis cursos han crecido mucho y necesitan un espacio propio para seguir respirando y continuar su evolución, contigo. Así que durante estos meses de verano todo cambiará.
Voy a traer todos los bártulos de la escuela a esta web donde ahora me lees. Será un cambio de casa virtual. Y no sólo eso. La evolución tiene que ser coherente y proporcional a vuestro progreso. Sí, ¡tú has tenido algo que ver en todo este asunto!
Porque tú también has crecido como fotógrafa y eso se tiene que ver reflejado en mis talleres. Es por eso que los cursos de fotografía también mejoran y se hacen más grandes. Si tú creces, yo también, contigo; esto es un equipo.
_mg_7708
Por otra parte, voy a trabajar duro para mejorar el blog. Llevo apostando a tope por él desde hace ya unos cuantos meses y seguirá siendo de esta forma. Quiero que aquí puedas encontrar más información, mejor, más útil. Que te sirva y que te ayude. Así que, entre otras cosas, aquí encontrarás mis cursos al completo y los datos necesarios para que no pierdas nada que pueda interesarte.
Además, habrá otro tipo de novedades. Hay planes en el aire, proyectos y alguna idea loca. Claro que no te lo voy a contar todo, ¡estaría desvelando todos mis misterios! Prefiero dejarte con la intriga, porque ¿qué sería de la vida sin un poco de aliciente? Tengo que dejar algún enigma por resolver. Permanece atenta a tu pantalla 😉
Me despido por hoy, que hay mucho por hacer. Me remango ya mismo y me pongo a cambiar trastos de un sitio para otro. ¡A trabajar! Pero con alegría ♥

 

¿Tienes una historia para recordar? Fotografías que vencen al tiempo

¿Tienes una historia para recordar? Fotografías que vencen al tiempo

El tiempo es impredecible. Nunca sabes lo que va a ocurrir, en qué momento el universo va a decidir que tu vida debe cambiar. Un día, en un instante, considera que el asunto está muy monótono, que basta ya de tanto aburrimiento y de no saber qué es lo que de verdad te gusta, así que coge el tablero y le da un giro de 180º. ¡Zas! Y ahí estás tú, un poco mareada por tanto movimiento y el exceso de ilusión: con tus expectativas renovadas (porque las de antes ya no sirven), con más perspectiva (como si cerraras el diafragma y llegaras a ver más y más lejos) y trazando una nueva ruta para alcanzar otros objetivos.
Son momentos memorables que no quieres olvidar por nada del mundo.

Hace unos días se cumplieron 2 años de uno de esos momentos.

Todo empezó de forma inocente. Hay palabras que se las lleva el viento (adiós, adiós palabras huecas) y otras que dan en el clavo y desencadenan toda clase de sucesos mágicos. ¡Cuidado con lo que decís y a quién! Podéis acabar en Irlanda, por lo menos.

Ábrete sésamo y otras palabras que abren puertas.

Un día se me ocurrió decirle a Ana (a quien conocía de un par de encuentros de mis viajes a Madrid) una gran verdad: «¡Qué guapos son tus niños!». Y lo siguiente que recuerdo es un «Pues vente a fotografiarlos» y a los 5 minutos ya estaba haciendo las maletas para pasar con ella y su familia unos días en la ciudad que les acogió durante un tiempo. ¡Así son las cosas con Ana! y a mí no me lo tienen que pedir dos veces, claro. Rumbo a Dublín se ha dicho; pues allá que voy.

Y tan contenta. ¿Por qué? Arrímate a la pantalla, que te voy a contar un secreto. Tengo 2 grandes anhelos a nivel fotográfico, que siempre (cada segundo de mi vida) quiero hacer realidad:

  • Poder realizar fotos de partos. Sí, futura mamá, sería un sueño inmortalizar para ti ese momento.
  • Viajar mientras hago fotos. Para mí, la fusión perfecta entre ocio y trabajo.

Uno lo cumplo con mucha asiduidad, porque no paro de moverme para realizar sesiones fotográficas, pero no me había hecho salir del país hasta entonces. El otro espero que no tarde en llegar, y ahí lo dejo, para quien lo quiera recoger 😉
Pero Ana me dio la posibilidad de cumplir mi SUEÑO, así en grande: viajar haciendo fotos. Y así este viaje se convirtió en mucho más que eso. Fue la puerta a grandes cosas y, entre ellas, la amistad que desde entonces nos une.

Si me sigues hace tiempo, habrás tenido ocasión de ver estas fotos, pero estoy segura de que te encantará recordarlas. Si llevas poco tiempo por aquí, te invito a que te des una vuelta por Dublín con esta preciosa familia Canaria.

Una sesión fotográfica muy especial.

En realidad, no podría decir que fuese una sesión. Más bien fue una EXPERIENCIA hecha fotografía. Fueron 4 días en su casa, con su familia, visitando Dublín y alrededores. Pero para terminar de colmarme de felicidad, además de todo esto, estuve acompañada de mi hijo. ¡Creo que no se puede pedir más! Sé que tú me entiendes.

Visitamos castillos, playas, parques impresionantes. Nos despertamos juntos, jugamos, comimos, reímos… Cada vez que me paseo por sus fotos, no puedo dejar de pensar que esto es lo que realmente quiero hacer: contar historias en imágenes.

Tengo la seguridad de que además, las fotos de Ana y su familia, ganarán mucho valor con el tiempo. Todas lo hacen, pero éstas más. De esta forma, su paso por este país quedará en sus memorias para siempre, y gracias a las fotos, podrán volver a esos momentos mágicos una y otra vez. Porque a mí me gusta jugar con ese niño travieso llamado Tiempo y, entre tú y yo, me encanta ganarle la partida a través de mis fotos.

Aquí otras palabras mágicas: gracias por leerme ♥

1
2

_x5a2234

_x5a2247

_x5a2264

_x5a2274

Cómo tener un buen recordatorio de comunión

Cómo tener un buen recordatorio de comunión

Hace años, casi toda la intención de las sesiones de fotos de este tipo, era obtener unos recordatorios de comunión para poder entregar a nuestros familiares y amigos, bueno, eso y una gran foto para colgar del salón de nuestros padres :).

Hoy en día, es más probable que lo principal que estés buscando sea un bonito recuerdo de un evento especial y diferente, aunque seguro que también te encantará tener un recordatorio que te guste para poder regalar y/o guardar para ti misma.

Tu recordatorio de comunión

Tal y como yo entiendo un recordatorio de comunión, éste debe de atesorar ese cachito de la vida de nuestros hijos, en una época en la que comienzan a hacerse mayores, y están dando un paso más hacia la edad adulta. Es un momento de sus vidas en el que están dejando de ser niños para transitar hacia la adolescencia… y los cambios en ellos, no sólo a nivel físico, son más que notables.

Pero lo cierto es que aún hay mucho de niños en ellos, y es maravilloso, porque las sesiones siguen siendo frescas, naturales, divertidas… con un toque de madurez que las hacen más interesantes y especiales.

Así que, ese pequeño recordatorio que vas a guardar y a repartir, debería contener todo eso como lo que es, un pequeño tesoro encerrado en un papel. Porque recuerda, que las fotos hay que imprimirlas, porque estas no se nos ocurríaria dejarlas en un USB, verdad? 🙂

Sin posados forzados

Partiendo de la base de que las sesiones de comunión son algo así como la culminación de la infancia, vamos a tratarlas como tal.

Es impresionante ver a los niños ya las niñas, disfrutar de ese momento, de lo especial que resulta para ellos y de las ganas que tienen de salir y mostrarle al mundo que siguen siendo tan vitales y explosivos. Así que no lo detengamos, intentémos seguirles el ritmo y plasmar en imágenes todo lo que son en este preciso instante.

¿Te animas?

La pasada semana disfruté de una tarde con Elia. Una niña llena de energía y con mucha personalidad.

Te dejo con su sesión de fotos, en un entorno precioso que fue el marco perfecto para sus juegos y sus risas. Epero que disfrutes viendo las imágenes tanto como yo tomándolas.

post-1

post2

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cuéntame qué necesitas.