Si te gusta la fotografía, esto te va a encantar

Si te gusta la fotografía, esto te va a encantar

¿Sabes que este mes te voy a ir lanzando ideas de regalos para todas aquellas personas a las que les gusta la fotografía, incluida tú (esos autorregalos grandiosos)?

Para esa persona que conoces y que está iniciándose en la fotografía, o para esos familiares a los que les encantaría tener de regalo un recuerdo hecho imagen y, por supuesto, para ti. Para que te lo regalen o para que te lo regales.

Porque, seamos sinceras, muchas veces cuando nos preguntan qué queremos, no sabemos ya ni qué decir. Tenemos de todo y seguramente lo que no tenemos es porque hay otras prioridades de gastos y ahora mismo carecemos de la capacidad económica para acceder a todo, ¿verdad? A mí me pasa igual. Llevo días pensando en la lista de regalos (pero en la mía, no en la de los demás, que al menos esta la tengo más clara).

¿Y la de tiempo que perdemos en buscar información y en devanarnos los sesos para dar con el regalo ideal para los demás?

Así que hoy, como idea de regalo te traigo algo increíble con lo que triunfarás si la persona a la que vas a regalar está deseando aprender, iniciarse o avanzar en esto de la fotografía. Puede ser para ti o para esa persona en la que estás pensando ahora mismo. Sigue leyendo, porque este regalo, además, tiene fecha de caducidad. ¡CORRE!

Bundle de fotografía

Hace unas semanas, la empresa The Bundle Co. se puso de nuevo en contacto con nosotras. Querían contar con nuestros cursos una vez más, y nosotras encantadas, dijimos sí. Justo son fechas de regalar, así que ¿por qué no ponérselo fácil a mis chicas? Este regalo es un pelotazo y yo me emociono sólo de presentarlo y pensar que os puede ayudar para estas navidades.

Si llevas por aquí un tiempo, ya pudiste ver el Bundle en el que participé hace unos meses. Era increíble, a mí me parecía que reunía a un montón de profesionales extraordinarios que aportaban formaciones muy valiosas. Yo misma aprendí muchas cosas y aún lo sigo exprimiendo.

Pero amiga, este bundle es la pera. Sí, porque este es exclusivo de fotografía. Ese tema que nos apasiona, ese por el que vamos todo el rato mirando cada detalle que nos rodea y pensando en cuál sería la mejor forma de fotografiarlo.

Si eres relativamente nueva por aquí, quizás todavía estás pensando: pero Rebeca, ¿qué es un bundle?

Es un conjunto de cursos que se lanzan juntos, con un precio único y por tiempo limitado, y que tienen en común una misma temática. La primera vez que participé en algo así, el bundle trataba sobre DIY (Do It Yourself). En esta ocasión, como ya te he desvelado, el factor común es la fotografía.

La gran ventaja de hacerte con un bundle es el ahorro bestial que te supone al comprarlo, porque el precio del conjunto es inferior al valor habitual de uno sólo de los cursos que lo integran.  ¿Y por qué podemos hacer esto las pequeñas marcas? Pues gracias a la unión. Aquí lo de “la unión hace la fuerza” no es un topicazo, es una realidad.

Cada curso es la creación de una persona distinta. Lo que hacemos es colaborar entre todos para poder sacar todo el conjunto a un precio que sea beneficioso para vosotros sin morir en el intento.
Así que nos juntamos unos cuantos, lo ponemos todo bonito, y te traemos un bundle con 14 cursos diferentes sobre lo que más te apasiona: la fotografía.

Esta vez, mi aportación es mi curso de fotografía básica, Fotografía desde Cero.

Si quieres iniciarte en el mundo de la fotografía, este bundle es para ti: Fotografía desde Cero casi regalado

Quizás llevas tiempo por aquí, buscando el momento de hacer mi curso “Fotografía desde cero”. Tienes ganas de arrancarte, pero no encuentras el momento de hacer la inversión. Si es así, no puedes dejar pasar por nada del mundo esta ocasión. Yo imparto este curso tan sólo un par de veces al año y su valor es de 150€. Quédate con esta cifra, porque cuando veas el precio del bundle te vas a quedar con la boca abierta.

Este curso es muy valioso. Es la base. Este es el curso que necesitas si no tienes claro el funcionamiento de tu cámara réflex, o todavía tienes muchas dudas. Con él aprendes los cimientos, las nociones necesarias para fotografiar sabiendo lo que haces, teniendo claro para qué sirve cada función de tu cámara y cómo afecta al resultado final. Es lo que necesitas para, después, seguir aprendiendo y profundizar en otros aspectos como la composición, el manejo de la luz en determinadas circunstancias, el retrato, etc.

Doy clases en vivo en las que puedes consultarme para que no te quede ningún concepto sin comprenderlo, comento tus fotos para que avances rauda y veloz, para que tras 4 semanas a full trabajando juntas, estés lista para salir al mundo y fotografiar en modo manual.

Tendremos un grupo privado de Facebook de alumnas en el que podrás compartir tus dudas, inquietudes y avances, para que podáis ayudaros unas a otras y mejorar juntas. Yo siempre digo que el grupo es una parte muy importante de mis cursos, por eso en esta ocasión, también quiero que tengas el apoyo de tus compañeras.

Ahora, gracias al bundle, puedes hacerte con él por un precio tan bajo que prácticamente puedes considerarlo un regalo: 24,90 euros. Has leído bien. Puedes tener mi curso de Fotografía desde Cero, de 150€ por 24,90. ¿Cuál es la pega? Que tienes que decidirte pronto porque sólo tienes 9 días para poder comprarlo.

Si me sigues desde hace tiempo, sabes que mis cursos con tutoría, es decir, los cursos en los que tienes mi apoyo para resolver dudas y clases conmigo, no tienen nunca descuentos. Por eso insisto en que ésta es una gran excepción.

Y no sólo eso, es que además de este curso, te llevas otros 13 cursos de fotografía, cada uno sobre un aspecto diferente y concreto, con lo que podrás completar tu aprendizaje. Locurón total.

13 cursos más sobre fotografía

En esta ocasión nos hemos reunido 14 profesionales de la fotografía para poner a tu servicio nuestros cursos. Este es el listado completo, con su valor habitual:

  1. Fotografía desde cero, de Rebeca López Noval. Precio habitual 150 €.
  2. Taller de técnica, de Guardando Tesoros. Precio habitual 24,95 €.
  3. Ejercicios Domina tu réflex, de El mundo a través de un visor. Precio habitual 12 €.
  4. Fotografía iPhone, de Miss Agenda Limón. Precio habitual 47 €.
  5. Fotografía de viajes, de Un viajero curioso. Precio habitual 50 €.
  6. Fotografía de arquitectura e interiores, de Joan Roig. Precio habitual 97 €.
  7. Fotografía de producto, de Fotografía mejor para vender más. Precio habitual 69 €.
  8. Fotografía infantil, de La Bicicleta vermella. Precio habitual 30 €.
  9. Fotografía culinaria, de Luisa Morón. Precio habitual 49 €.
  10. Fotografía de bodas, de Lulu en Raw. Precio habitual 39,99 €.
  11. Curso de retratos, de Cati fotografía. Precio habitual 35 €.
  12. Photoshop, de Carrete Digital. Precio habitual 10 €/mes €.
  13. Lightroom, de Mi dulce escuela. Precio habitual 49,99 €.
  14. Curso de vídeo, de Joan Boluda. Precio habitual 10 €/mes €.

Personalmente, creo que varios de ellos te pueden interesar.

Por ejemplo, el curso sobre fotografía con iPhone nos viene de perlas a todas. Si tienes otro móvil, hay nociones que de igual forma pueden serte útiles. Es perfecto para ponerte las pilas de cara al Navigráfico… ahí lo dejo.

¿Y el curso sobre Fotografía de producto? Si tienes un negocio y quieres mejorar el aspecto de tu catálogo, tu web o tus promociones, pero no puedes permitirte un fotógrafo profesional que realice el trabajo, este curso te dará el empujoncito que necesitas.

A Teresa, por ejemplo, le parece que Fotografía de viajes es ideal y está deseando meterle mano porque siempre se queja de las fotografías que hace cuando hace alguna escapada. Son fotos que tienes que hacer a veces rápido y con el nerviosismo de saber que tendrás que volver a tu rutina, que sólo tienes esa ocasión de fotografiar el paisaje, o esas calles fabulosas o el rincón que te ha enamorado. Y cuando llegas a casa y las repasas en plena depresión post-viaje, si no han salido como esperas es un drama.

Ahora suma el precio de todos los cursos. Sale un total de 673,93 € euros. ¿No es increíble el ahorro que te permite el bundle? Es de un 96,31% sobre su valor habitual. Con que te gusten 2 cursos, ya te sale rentable. 

Si lo quieres, te lo preparamos para regalo

Dadas las fechas en las que nos encontramos, cualquier ayuda es bienvenida para conseguir un regalo redondo.

Puede que compres el bundle para ti y ni siquiera te lo pongas bajo el árbol. Pero si es para otra persona y quieres que sea aún más especial, cuando hagas la compra tendrás la posibilidad de decir que es para regalo y escribir el nombre e email del receptor, así como un mensaje para esa persona y la fecha en la que quieres que le llegue el email del bundle

¿Qué más se le puede pedir?

Repasemos:

  • 14 cursos sobre fotografía
  • por 24,90 €
  • incluído el de Fotografía desde Cero que normalmente cuesta 150€
  • sólo si lo compras desde hoy hasta el martes 19 de diciembre a las 23:59 h (hora española). Si eres de otro país, puedes calcular los tiempos desde aquí.

Regala fotografía, regala experiencias

Si te has marcado como objetivo para el próximo año, aprender por fin a controlar tu cámara.
Si quieres sorprender a ese amigo, para que vea que le conoces, que le escuchas, que sabes que le encanta la fotografía.
Si deseas obsequiar a esa persona especial con diversión y aprendizaje.

Regala fotografía y acertarás. No sólo estarás regalando recursos para que mejore sus habilidades fotográficas, sino que estarás dando las herramientas necesarias para inmortalizar espacios, personas y experiencias.

Si regalas fotografía, regalas una fuente inagotable de recuerdos.

Hasta la próxima semana.

De la importancia de tenerte frente a mí y de experiencias fotográficas que he preparado para madres

Llevo 5 años trabajando desde mi ordenador. Desde una habitación de mi casa, he conocido a cientos de mujeres de muchos rincones de mi país y también de otros muy lejanos. Me fascina lo lejos y lo cerca que podemos estar a la vez. La tecnología me apasiona, me atrapa. Puedo pasarme horas investigando nuevas herramientas y pensando en cómo implementarlas en mi trabajo online.

No todo es fácil, ni rápido, ni inmediato. Cada paso que doy requiere de logística, aprendizaje, errores y aciertos que a veces te pasan desapercibidos. Es tanto el esfuerzo, que es fácil que el trabajo que te apasiona se vuelva en tu contra y te absorba. Y que además, no te des cuenta. Para cuando eres consciente de lo que está pasando, ya han pasado 5 años trabajando sin parar día y noche.

Y un día, al despertarte, te sientes con el alma agotada y no sabes por qué.

Avanzar, siempre.

Entonces comienzas a pensar en lo que te está pasando. ¿De dónde viene ese cansancio?, ¿por qué todo se hace tan cuesta arriba?

Poco a poco, al levantar la mirada, descubres todo lo que has logrado pero también la otra vertiente: todo lo que has dejado por el camino.

Te asombra y te da vértigo a la vez.

¿Y qué se puede hacer en ese punto? Tienes que decidir la dirección que tomarás a partir de ahora.

Creo que llegados a este momento, es crucial que, decidas lo que decidas, suponga un paso adelante. Para mí no vale retroceder, ni acurrucarse en un rincón llena de miedos y dudas. Hay que tomar decisiones, plantarle cara a los temores y avanzar, siempre.

Yo ahora decido centrarme en lo que he dejado, apostar por ello, y apostar por mi bienestar.

Creo que el punto de inflexión más grande fue el pasado reto del verano: “Agosto en 31 Clicks”. A parte del reto en sí, se sucedieron una serie de acontecimientos en el plano laboral y también en el personal, que me sacudieron de la cabeza a los pies, y que me hicieron ver que tenía que moverme, que tenía que avanzar, que tenía que volver a salir de mi zona de confort.

Y lo primero en lo que pensé, fue en que tenía que dar más cursos presenciales. Que los online están muy bien, y no los voy a dejar. Pero que voy a apostar mucho más por el formato presencial, por el contacto directo con vosotras. Porque no hay nada como un abrazo en carne y hueso, nada como una mirada cómplice o una sonrisa a tiempo.

De mi casa a la tuya

De esa forma, y con esa resolución, escribí mi primer taller presencial. Uno muy básico, pero en el que te quiero dar muchas herramientas para aprender conocimientos de fotografía. Todos valiosos y útiles para que puedas empezar a ver la vida que te rodea de una forma muy diferente, a través de tu cámara y con ojos de fotógrafa.

Mi maleta y yo ya hemos ido a Madrid y Tenerife. La experiencia ha sido tan positiva que me ha reafirmado en la decisión de continuar con estos cursos en otros puntos del planeta (así, a lo grande, porque yo no me pongo fronteras).

Pero nadie mejor que las participantes de los talleres para que te cuenten qué les pareció y cómo lo pasaron. Mira lo que dice Esther Rodríguez, que participó en Tenerife con su hija de 15 años:

El curso un diez:

  • La presentación me pareció perfecta: ideas claras, directas  y  rematadas con ejemplo adecuados. Se veía  perfectamente lo que explicabas en la teoría.
  • La práctica, a lo que  más miedo tenia, por  vergüenza de  hacer el ridículo  frente a alguien que sabe tanto, me encantó: cada vez que comentabas las fotos en la cámara, era como quítame la venda y ver las cosas claras!! .

Gracias por todo.

Fotografías de Mónica Armas, alumna de uno de estos talleres.

Fotografía que late en La Nave de Late

Hace unos días, escribía en mi Newsletter que una fotografía que late es la fotografía que tiene vida. Esa que te cuenta una verdad, una historia, un momento vivido para que puedas rememorarlo con todo detalle en el presente. Es aquella que no te deja indiferente. Y es la que quiero que tú consigas hacerle a tus hijos.

El 4 de noviembre estoy con este curso básico de fotografía para madres y padres en mi tierra, en Santander.

Todavía hay plazas, así que si estás cerca y te gusta la fotografía, vente a conocerme y a aprender recursos básicos que podrás aplicar en el acto, durante el mismo taller. Porque la idea es que vayas acompañada de tu hijo (de hasta 16 años de edad) para que puedas sacarle fotografías y poner en práctica los recursos que te voy explicando.

📍   ¿Dónde? En Santander, en La nave que Late (Antonio López, 66)
⌚ ¿Cuando? El sábado 4 de noviembre, de 10 a 13h.
👛 ¿Cuánto? 
​​​​ 38€.
🎁 De regalo, os hago una foto para que tengáis un recuerdo de este día.

>>> Haz clic aquí si quieres apuntarte <<<

Para mí sería maravilloso poder encontrarme cara a cara contigo en este taller que está pensado para que a ti también te resulte una experiencia bonita y enriquecedora.

Un saludo y gracias por leerme hasta el final 

3 ideas para fotografiar a tus hijos para cuando no haya ningún fotógrafo profesional cerca

3 ideas para fotografiar a tus hijos para cuando no haya ningún fotógrafo profesional cerca

Sabes que hacerte fotos a ti y a tu familia es una de mis cosas favoritas del mundo mundial. De hecho, mi sueño a nivel laboral, es que las familias me contraten en sus vacaciones y recorrerme el mundo haciendo click mientras descubrís lugares y sensaciones inolvidables conmigo al lado, fotografiando sin parar. Llámame loca.

Pero también sabes que pienso que tú eres la mejor fotógrafa que pueden tener tus hijos. Ahora quizás algunos fotógrafos profesionales se me echen encima, pero es la realidad. Yo no aspiro a vivir con las familias que me contratan. Entiendo que mis servicios tendrán una duración limitada. ¿Y después?

Pues después seguirá habiendo miles de momentos que tengan que ser inmortalizados y si no hay ningún fotógrafo profesional disponible para ti las 24 horas del día, que aprendas a capturarlos lo mejor posible por ti misma es también mi deseo.

Toma nota de estas ideas para que tus fotografías caseras suban de nivel.

Idea 1: únete al movimiento

“¡Niño, estate quieto!”

Que levante la mano quien no ha escuchado esta frase de la boca de alguna madre para hacerle sus fotos. Puede que incluso se nos haya escapado a nosotras mismas alguna vez. Pero ya sabéis que no es efectivo, y que lejos de ello, lo que ocurre es que nuestros hijos pueden coger aversión a la cámara.

Así que, si no puedes con tu enemigo, únete a él. Y disfruta de su movimiento.

Y recuerda: utiliza velocidades altas para congelarlo y velocidades bajas para reflejarlo.

Idea 2: ¡a jugar!

Si somos muy pesadas con la cámara, puede que nuestros hijos pasen por momentos en los que huyan cuando queramos hacerles fotos. Es normal, y no pasa nada. Deja que descansen y ya volveremos a la carga en otro momento.

Pero si tienes muchas ganas de fotografiar, un truco que suelo utilizar es jugar con ellos. Así de sencillo.

Para mí, la fotografía, es un juego. Y para que mi hijo lo viva de esa forma, comparto mi juego con los suyos.

Si a tus hijos les gusta disfrazarse, prepara una tarde de disfraces mientras tú aprovechas para hacerles fotos.

O probar cosas que están supuestamente prohibidas. Como escribir en los cristales.

O salir a jugar a juegos tradicionales:

Idea 3: mira con otros ojos las rutinas del día a día

A mí las rutinas no me gustan nada. Me gusta que los días sean diferentes y las cosas que se repiten, me aburren. ¡Qué le voy a hacer!

Pues lo que voy a hacer es fotografiar aquello que no me gusta y sacarle todo el jugo y toda la belleza posible. Es la mejor forma que se me ocurre para hacer las paces, y hasta puede que encariñarme un poco.

Porque en las rutinas puedes encontrar una fuente inagotable para documentar la vida en familia. Empieza a observarlas de otra forma, trata de alejarte un poco de tu papel habitual y conviértete en espectadora. Descubrirás los pequeños gestos que se repiten cada día pero que, por ser habituales, pasan desapercibidos.

Estas son solo 3 ideas que uso en mis fotografías personales. Espero que las pongas en práctica y que tus recuerdos se enriquezcan.

Yo, por mi parte, te espero en la clase de Héroes de esta noche. En ella seguiremos hablando de la infancia, de cómo fotografiarla y de todas sus maravillas.

¡Te espero! ♥

Descubre cuál es mi objetivo favorito para fotografiar en interior

Descubre cuál es mi objetivo favorito para fotografiar en interior

En muchas ocasiones me escribís preguntando por mi equipo. Hace un tiempo que cree un vídeo en el que os hablaba de todo lo que utilizaba para mi trabajo fotográfico. Si no lo viste en su día, puedes verlo ahora aquí.

Y últimamente llega a mi buzón una pregunta recurrente y muy específica sobre el equipo:

¿Qué objetivo utilizo/recomiendo para fotografiar en interiores?

Cuando empecé en la fotografía, mi primera inversión, como la gran mayoría de la gente, fue un 50mm. En mi caso, que por aquel entonces fotografiaba con una Olympus, fue un objetivo de enfoque manual, porque no podía permitirme otra cosa.

Más tarde, cuando di el salto a Canon, me hice con el 50mm 1.8. Es muy económico y te da muchas alegrías cuando empiezas. Pero normalmente, cuando uno está dando sus primeros pasos, tiene una cámara con sensor APSC, lo que quiere decir, que los objetivos no trabajan al 100% y un 50mm funciona prácticamente como un 85mm.

Esto, según para qué, puede ser bueno, pero en interiores es una locura. Es imposible salir del primer plano a no ser que tengas una mansión con habitaciones de muchos metros cuadrados (y entonces te odiaré un poquito 😛 ).

Conclusión: me acabé comprando un 35mm. El 2.0 de Canon.

No es tan económico, es verdad, pero merece mucho la pena. Yo trabajo con frecuencia en interiores y además lo disfruto, así que, en mi caso, era una inversión lógica y una decisión tomada con la cabeza. Qué menos que tener un objetivo que te sea cómodo y versátil cuando sabes que lo vas a utilizar en numerosas ocasiones.

Comparativa del 50mm y el 35mm en interiores

Para que te hagas una mejor idea, te dejo una pequeña muestra de uno de mis últimos trabajos realizados en interior.

El espacio era muy pequeño, por lo que tenía pocas opciones de movimiento. Aún así, conseguí hacer algunas fotos con un encuadre más abierto gracias al 35mm, que fue el objetivo que más utilicé en esta sesión.

Recuerda que estas fotos están hechas con una cámara full frame.

Imagen tomada con el 35mm:

Imagen tomada con el 50mm:

Mi objetivo favorito para interiores (y todo lo demás)

Ahora utilizo una cámara full frame, por lo que el 35mm es un 35mm real, y eso ayuda. Pero igualmente el 35mm es mejor opción para las cámaras con sensor APSC.

Además, es mi objetivo favorito por otros motivos. Es él quien me acompaña cuando quiero ir muy ligera de equipaje. Sólo él y mi cámara. Es la mejor combinación de bulto + peso.

Me permite hacer prácticamente cualquier tipo de fotografía sin tener que cambiar y cargar con otros objetivos.

Y con él he realizado algunas de mis imágenes favoritas:

Cuando creé Héroes, ya utilizaba el objetivo de 35mm y las fotografías que conforman el eje de este curso son de mis preferidas. Y este curso es mi ojito derecho. Quizá también porque está construido desde el respeto a la infancia, el cariño a mi hijo y el deseo imperioso de fotografiar esa época de su vida.

Si quieres saber por qué Héroes es mi creación más querida, en unos días impartiré un webinar en el que hablaré de él y de cómo crear una conexión entre tu hijo y tu cámara. ¿Te apuntas? 👇👇👇

¿Qué objetivo usas tú? ¿Has tenido varios o sigues fiel al mismo? Cuéntame cuál es tu experiencia con los objetivos que han pasado por tus manos o si le has echado el ojo a alguno.

Hasta la próxima semana 

Pautas para fotografiar a tus hijos en interior con luz natural

Pautas para fotografiar a tus hijos en interior con luz natural

¿Sabes cuál es el lugar donde ocurre la mayoría de los momentos mágicos de una familia? Si estás pensando en un rincón exótico, místico o fantasioso, frío frío. A no ser que tu hogar sea todo eso.
En efecto, el lugar más mágico en el que surgen los momentos de mayor complicidad es tu casa. Vuestra casa.

Allí donde pasáis juntos la mayor parte del tiempo. Donde os sentís a gusto y donde realizáis las pequeñas acciones familiares y rutinas diarias. Donde podéis ser vosotros mismos.

Y muchas madres nos perdemos la ocasión de fotografiar esos momentos porque pensamos que no tenemos una buena luz, o porque nuestra casa no da la talla.

Hoy hablaremos de la luz y de algunas pautas que puedes seguir para sacarle el máximo provecho a la de vuestro hogar.

Apaga el flash

A poco que me conozcas, sabrás que el flash lo tengo prohibido (siempre me refiero al flash que viene incorporado en cámara, no de flashes externos).

La luz de este flash es simplemente horripilante:

  • La piel se ve apagada y fea.
  • La persona a la que disparas con flash se queda ciega por unos momentos.
  • Los ojos pierden el brillo natural que tienen.

Así que un buen comienzo para mejorar esas fotografías de hogar es apagar el flash.

Esta es una imagen del Señor Bajito, cuando era muy, muy bajito 😀
Su mamá no sabía ni un pimiento de fotografía, y se dedicaba a flashearle cada dos por tres.
Él, muy majo, no perdía la sonrisa

Unos cuantos años (y clicks) después, el Señor Bajito creció, y su madre aprendió que la habitación tenía una luz preciosa que favorecía mucho a su hijo.

 

Es cierto, al prescindir de él, para poder capturar la luz necesaria para que nuestra foto no salga oscura, necesitamos saber algunas cosas que quizás no sepamos. Así que habrá que ponerse las pilas y leer nuestro manual de instrucciones o apuntarte a Fotografía desde Cero que comienza en unos días y aprender a disfrutar de tu cámara y los momentazos de tus hijos aprovechando cada rayo de luz natural.

De momento, vamos a ir viendo otras acciones que podemos tomar para mejorar nuestras fotos de interior sin necesidad del flash.

No te apoyes en luces artificiales

En muchas ocasiones, cuando llego a trabajar a alguna casa, la inercia de las familias es encender las luces para que disponga de más iluminación. Es cierto, se gana cantidad de luz, pero se pierde mucha calidad.

Estas luces, que por norma general están en el techo, crean unas sombras nada favorecedoras. Sombras bajo los ojos, nariz y boca, que forman unas imágenes muy dramáticas de nuestro propio rostro o del de nuestros hijos.

Por eso, el siguiente paso que debemos asumir es que lo mejor es apagar las luces de la casa.

Sólo hay algunas excepciones en las que está permitido valernos de un punto de luz artificial para conseguir un punto de iluminación dirigido. En estas ocasiones podemos jugar con la luz de alguna lámpara de pie, la luz de la pantalla del móvil, tablet o similar. En este caso, repito, lo importante es la dirección de la luz y que sea muy puntual (para rellenar una zona muy ensombrecida con algo de luz, por ejemplo).

Ubica las zonas de juego cerca de una fuente de luz natural

Sé que muchas veces la zona de juego surge de manera espontánea, y que este tipo de acciones no siempre la vamos a poder llevar a cabo, pero habrá momentos en los que podamos favorecer que el juego se desarrolle en un lugar bien iluminado.

Si tu hijo es pequeño, puedes colocar sus juguetes junto a alguna ventana para que vaya hacia allí. Favorecerás una buena iluminación y el estará jugando con una buena fuente de luz natural, que también es de agradecer 😀

A medida que crecen, los niños se desplazan e improvisan sus lugares de juego. Pero siempre que podamos, trataremos de buscar estas situaciones que favorecen tanto la fotografía.

El ISO, ese gran incomprendido que en cambio puede darte tantas alegrías

Conocer tu cámara, como hemos dicho, es imprescindible. Y a poco que la conozcas, sabrás que hay una opción llamada ISO que proporciona más luz a tus fotos.

A cambio, perderás algo de calidad, ya que se llenarán de lo que se conoce como “ruido” (un montón de puntitos en tu foto camparán a sus anchas para horror de algunas y para alegría de otras, que para todo hay gustos).

La cantidad de ISO que soporte tu cámara si destrozar la foto, dependerá del modelo que tengas. Cuanto mejor es la cámara, mejor soporta los ISOS altos.

Ahora bien, yo hoy vengo a hacer un llamamiento a favor del ISO: úsalo sin miedo, experimenta, juega y, sobre todo, no pierdas fotos por miedo a subirlo.

Observa tu hogar con otros ojos y encontrarás la magia.

Todas estas pautas te ayudarán a subir la calidad de tus fotos, estoy segura. Pero lo que realmente le dará un vuelco a tus fotografías de interior es observar y aprender a esperar el momento mágico. Si estás despistada o piensas que en un entorno que conoces demasiado no van a suceder ocasiones dignas de capturar con la cámara, te estarás perdiendo lo mejor.

Porque en casa nos explayamos a gusto y derribamos los muros que ponemos fuera. La vergüenza, el “menuda cara tengo” y el postureo no tienen cabida en el hogar. Allí nos sentimos bien, estamos en familia, no hay que fingir ni llevar traje, así que las escenas que reflejan vuestra familiaridad y complicidad empezarán a surgir de forma natural. Y si logras captar eso en tus imágenes, estarás capturando la magia.

Gracias por leerme una vez más y nos vemos la semana que viene

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies