La historia detrás de la foto

La historia detrás de la foto

Antes de irme a dormir, observo al Señor Bajito para comprobar que todo está en orden. Me acerco a él, miro como duerme, le beso y lo huelo. Es uno de mis momentos favoritos del día.
Cuando lo veo tan entregado al sueño, plácido, sin preocupaciones, me pregunto si al crecer perderá el recuerdo de esta etapa de su vida. Si recordará lo bien que se siente uno al ser niño: las risas, los juegos, la energía en estado puro, el sentirse protegido y, sobre todo, cuánto, cuantísimo lo quiero.

Ayer entregué unas fotos a una amiga, de una sesión que le realicé hace tiempo. Su reacción me dio, sin saberlo, una lección que me ha hecho reflexionar sobre mi trabajo, sobre su sentido y valor.
Os dejo con ella:

Una imagen y mil recuerdos.

_x5a0051

_x5a0052

Casi dos años dando de mamar a Olivia (se destetó al final del embarazo de Berta, unos dos meses antes de que naciese), y dos años y un mes dando de mamar a Berta. En total llevo 4 años casi ininterrumpidos amamantando… y apenas tengo fotos de este momento.
Esta lactancia, como la otra, como todas, terminará antes o después… quizás mañana, quizás dentro de tres meses, o dentro de dos años… nadie lo sabe… solo espero que termine el día que ella, o yo, o las dos a la vez queramos.
Confieso que estos 4 años seguidos empiezan a hacer mella en mí, y a veces siento que necesito recuperar esa parte de mi cuerpo, y pasar a otra etapa… pero aquí seguimos, a pesar de todo.
En estos 4 años me he pasado más tiempo intentando que no se destetasen, que disfrutando de la lactancia. He vuelto al trabajo cuando cada una de ellas tenía 4 meses, con una separación diaria de más de 11 horas, 5 días a la semana. No os voy a aburrir contando las piruetas y triples saltos mortales que he tenido que hacer para conseguirlo, pero si reconozco que sacar adelante estas dos lactancias ha sido una locura, y si, también confieso que una cabezonería mía… creo que porque sentía que les debía algo, que tenía que compensar de alguna manera las horas que me separaba de ellas… que al menos, aunque yo no estuviese a su lado, si estaba mi leche para alimentarlas. Que aunque la sociedad que tenemos montada, mi trabajo, el Estado y el mundo en general me obligase a separarme de ellas… esto nada ni nadie nos lo iba a robar. Y así, por pura cabezonería y locura… y con dolor, lágrimas, cansancio, agotamiento, falta de sueño, hemos llegado hasta aquí.
Siempre digo que si tuviese otro hijo, no sé si sería capaz de hacer lo mismo… ha sido sin duda el esfuerzo titánico de mi vida… y por eso cuando veo que mi cuerpo empieza a tener ganas de que termine, siento a la vez un pellizco en el corazón que me dice… ¿ya? ¿con todo lo que has peleado, y quieres que termine ya?
Así que estas dos fotografías, tan normales, tan cotidianas, se convierten en dos tesoros para mí… porque la lactancia terminará, y, aunque yo no lo olvidaré nunca, sé que mis hijas no recordarán este momento íntimo y tan de nosotras, que era sentarnos en el sofá y estar casi casi tan unidas como lo estábamos cuando vivían, durante 9 meses, dentro de mi. Y estas dos fotografías servirán para recordárselo.

Verónica Rodríguez

¿A ti también se te ha puesto la carne de gallina?

Tus fotografías, tu historia.

Por mucho tiempo que lleve en esto de la fotografía, por mucho mimo que ponga a cada trabajo realizado y a cada entrega del producto final, vuestras respuestas no dejan de sorprenderme.

Conozco el poder de la fotografía, pero todavía me resulta curioso la forma en que unas imágenes impresas pueden provocar tal avalancha de pensamientos, y cómo son capaces de evocar esa etapa trascendental de tu vida.

Entregué esas fotos a Vero y recibí esa confesión tan bonita a cambio. Me parece increíble todo lo que significan para ella, y saber que las ve como algo maravilloso y de un valor incalculable.
Observó las imágenes y de pronto se desencadenó el recuerdo, los olores, las personas que le acompañaban, las circunstancias que vivía, los problemas que tenía y las ilusiones que le hacían seguir adelante. Y también, las razones que le llevaron a pedir una sesión fotográfica.
Vero me ha relatado la historia detrás de la fotografía y esto es sumamente importante para mí. Es la razón de mi trabajo: ayudar a que esos momentos, con todos los detalles que los hacen únicos, queden plasmados para ti.

Hasta la próxima ♥
_x5a0062
_x5a0082
_x5a0160
_x5a0176
_x5a0109
¿Tienes una historia para recordar? Fotografías que vencen al tiempo

¿Tienes una historia para recordar? Fotografías que vencen al tiempo

El tiempo es impredecible. Nunca sabes lo que va a ocurrir, en qué momento el universo va a decidir que tu vida debe cambiar. Un día, en un instante, considera que el asunto está muy monótono, que basta ya de tanto aburrimiento y de no saber qué es lo que de verdad te gusta, así que coge el tablero y le da un giro de 180º. ¡Zas! Y ahí estás tú, un poco mareada por tanto movimiento y el exceso de ilusión: con tus expectativas renovadas (porque las de antes ya no sirven), con más perspectiva (como si cerraras el diafragma y llegaras a ver más y más lejos) y trazando una nueva ruta para alcanzar otros objetivos.
Son momentos memorables que no quieres olvidar por nada del mundo.

Hace unos días se cumplieron 2 años de uno de esos momentos.

Todo empezó de forma inocente. Hay palabras que se las lleva el viento (adiós, adiós palabras huecas) y otras que dan en el clavo y desencadenan toda clase de sucesos mágicos. ¡Cuidado con lo que decís y a quién! Podéis acabar en Irlanda, por lo menos.

Ábrete sésamo y otras palabras que abren puertas.

Un día se me ocurrió decirle a Ana (a quien conocía de un par de encuentros de mis viajes a Madrid) una gran verdad: “¡Qué guapos son tus niños!”. Y lo siguiente que recuerdo es un “Pues vente a fotografiarlos” y a los 5 minutos ya estaba haciendo las maletas para pasar con ella y su familia unos días en la ciudad que les acogió durante un tiempo. ¡Así son las cosas con Ana! y a mí no me lo tienen que pedir dos veces, claro. Rumbo a Dublín se ha dicho; pues allá que voy.

Y tan contenta. ¿Por qué? Arrímate a la pantalla, que te voy a contar un secreto. Tengo 2 grandes anhelos a nivel fotográfico, que siempre (cada segundo de mi vida) quiero hacer realidad:

  • Poder realizar fotos de partos. Sí, futura mamá, sería un sueño inmortalizar para ti ese momento.
  • Viajar mientras hago fotos. Para mí, la fusión perfecta entre ocio y trabajo.

Uno lo cumplo con mucha asiduidad, porque no paro de moverme para realizar sesiones fotográficas, pero no me había hecho salir del país hasta entonces. El otro espero que no tarde en llegar, y ahí lo dejo, para quien lo quiera recoger 😉
Pero Ana me dio la posibilidad de cumplir mi SUEÑO, así en grande: viajar haciendo fotos. Y así este viaje se convirtió en mucho más que eso. Fue la puerta a grandes cosas y, entre ellas, la amistad que desde entonces nos une.

Si me sigues hace tiempo, habrás tenido ocasión de ver estas fotos, pero estoy segura de que te encantará recordarlas. Si llevas poco tiempo por aquí, te invito a que te des una vuelta por Dublín con esta preciosa familia Canaria.

Una sesión fotográfica muy especial.

En realidad, no podría decir que fuese una sesión. Más bien fue una EXPERIENCIA hecha fotografía. Fueron 4 días en su casa, con su familia, visitando Dublín y alrededores. Pero para terminar de colmarme de felicidad, además de todo esto, estuve acompañada de mi hijo. ¡Creo que no se puede pedir más! Sé que tú me entiendes.

Visitamos castillos, playas, parques impresionantes. Nos despertamos juntos, jugamos, comimos, reímos… Cada vez que me paseo por sus fotos, no puedo dejar de pensar que esto es lo que realmente quiero hacer: contar historias en imágenes.

Tengo la seguridad de que además, las fotos de Ana y su familia, ganarán mucho valor con el tiempo. Todas lo hacen, pero éstas más. De esta forma, su paso por este país quedará en sus memorias para siempre, y gracias a las fotos, podrán volver a esos momentos mágicos una y otra vez. Porque a mí me gusta jugar con ese niño travieso llamado Tiempo y, entre tú y yo, me encanta ganarle la partida a través de mis fotos.

Aquí otras palabras mágicas: gracias por leerme ♥

1
2

_x5a2234

_x5a2247

_x5a2264

_x5a2274

La entrega de tus fotos

La entrega de tus fotos

 

Como ya sabes, hace unas cuantas semanas, hice cambios importantes en las entregas de las sesiones. He reestructurado los packs, aunando lo que más éxito ha tenido durante el último año de trabajo. Sois muchos los que pedíais los archivos digitales en alta calidad, pero también muchos los que no queríais prescindir de un buen producto impreso. Un producto de calidad y diferente.

Ya sabes que yo siempre apuesto por el producto impreso, es nuestra única garantía de que el trabajo y vuestros recuerdos, perduren en el tiempo. Pero entiendo que desees tener las copias en alta calidad, para poder hacer tantas copias que desees y cuando te apetezca, sin tener que estar pendiente de mis plazos de entrega.

La entrega de tus fotos.

_x5a2544

Cuando se termina tu sesión de fotos, todavía queda gran trabajo por hacer. En ese momento comienza la magia, y tus fotos empiezan a tomar otra dimensión. Los recuerdos se quedan grabados para siempre, y una vez pasado todo el proceso de selcción y edición por mi parte, y pasado también tu criterio para seleccionar aquellas que más te gustan para recibirlas impresas, las fotos se envían a manos expertas para que puedas, por fin, tocarlas.

A mí este momento me encanta. En el caso de los álbumes, trabajamos en elegir lo mejor para tu sesión:

El mejor formato: dentro del tamaño elegido, a veces es mejor elegir un formato cuadrado, y en otras ocasiones, un formato apaisado.

La mejor portada: Me encanta elegir una portada que represente y resuma vuestra historia, parece trabajo fácil, pero tiene su aquel.

La mejor forma de contar vuestra historia: el álbum es un libro que narra la historia de ese momento vivido en la sesión. Hacer que las páginas cobren sentido, es un trabajo importante. Aquí, mi máxima es “menos es más”. No por meter más fotos en el álbum, va a resultar mejor.

Los detalles son importantes: elegir entre un montón de colores para que vuestro álbum tenga un toque personal en el cosido. Es una de mis partes favoritas, sin duda. Siempre aporta personalidad a tu álbum.

_x5a2542

Cuando el trabajo está hecho, y el estudio se llena de preciosos álbumes con un montón de historias en su interior, es un momento único. Esta semana tengo dos embarazos, un recién nacido y dos comuniones en mi estudio. Se están preparando para viajar hasta sus casas, pero aún queda un poquito del proceso. Hay que mimarles y ponerles bonitos antes de despedirme de ellos, ¿quieres ver cómo se acaban las entregas?

Nos vemos la semana que vienen ♥

Sesión de fotos madre e hija |Madrid

Sesión de fotos madre e hija |Madrid

Es la segunda vez que visito este parque en mis viajes a Madrid. La anterior, era invierno, y el sitio ya prometía. Esta vez, la primavera se quería abrir paso llenando el paisaje de flores y una luz mucho más brillante. Sin duda, el entorno ideal para una sesión de fotos entre madre e hija. Uno de esos vínculos que traspasan la plantalla.

Sesión de fotos madre e hija en Madrid

¿Te acuerdas del artículo que escribí hace unas semanas sobre los niños que no quieren hacerse fotos? Bueno, pues este fue uno de esos casos. El principio de la sesión no fue muy sencillo que digamos. La pequeña no tenía ganas de copnocerme, y tampoco que de que le hiciera fotos.

Esta situación puede resultar incómoda para los padres en principio, en especial, para la madre. Ya que los pequeños suelen querer refugiarse en nosotras.

Y tengo que decir, que aquí fue determinante la tranquilidad y paciencia de su madre. Se me limité a darles espacio, y a no acercarme demasiado, para no agobiar más. Y ellas, mientras, encontraron la manera de disfrutar de una tarde llena de sonrisas y momentos únicos que durarán para siempre.

Con paciencia, todo llega

Al final, esperando y sin presionar, conseguimos disfrutar mucho las tres. La pequeña incluso me contó algunas cosas al final de la sesión.

Sin duda, cada vez creo más en respetar el tiempo de los niños, en darles espacio y no presionarles. Al final ellos siempre saben lo que tienen que hacer. y para muestra, esta preciosa sesión:

post1

Sesión de Recién Nacido en Casa | Madrid

Sesión de Recién Nacido en Casa | Madrid

¿Qué te gustaría recordar en unos años (y créeme, no tienen que pasar demasiados para olvidarte de ello) cuando veas las fotos de tu hijo recién nacido?

Yo pienso mucho en esto. Porque ahora mismo, la tendencia es hacer fotos de recién nacidos con estilo muy marcado. Se posa al bebé, se le coloca atrezo… Hay gente haciendo cosas muy buenas y con mucho gusto de estilo de fotografía. Pero tras varios años pensando y dándole vueltas, definitivamente, no es mi estilo.

Sesión de Recién Nacido en casa

Cuando pienso en recién nacido, lo que primero se me viene a la cabeza, es su olorcito. Pero desgraciadamente, es algo que, de momento, no podemos conservar en una imagen.

Para mí, pensar en recién nacido, es pensar en mamá, una mujer que nace de nuevo, para dar vida, para alimentar, acompañar y amar sin límites.

Para mí, pensar en recién nacido, es pensar en intensidad, intensidad de emociones como el llanto inconsolable, la intensidad de su hambre, su sueño…

Para mí, pensar en recién nacido, es pensar en horas “perdidas” mirando su carita, en caricias, en susurros…

_mg_9448

_mg_9617

_mg_9633

_mg_9658

_x5a0226

_x5a0326

_x5a0395

_x5a0400

_x5a0405

Me gustan los bebés en brazos, me gustan los bebés con mamá, con hermanos, con papá. Las miradas, las caricias, los besos, los llantos, los paseos, los baños… Todos esos momentos que sólo un recién nacido tiene la capacidad de hacernos vivir con una cantidad impresionante de amor.

Y me gustan las historias, me gusta ser testigo de todo ese derroche de cariño entre los miembros de una familia. Y me siento muy afortunada de entrar en tu guarida en estos momentos tan especiales mágicos y personales.

A veces, al ver las fotos, hasta consigo recordar el olor exacto del bebé ♥

Gracias a Elena por dejarme colarme en la intimidad de su hogar, de su familia y por estas palabras tan bonitas ♥

“Tras tres hijos, tengo muy claro que ese momento maravilloso que ahora mismo estás segura que no podrás olvidar dentro de 5 años quizás no esté tan nítido en la memoria. Por eso, hacer fotos de nuestra vida se ha convertido en, más que una afición, una necesidad. Y si bien las fotos diarias, cotidianas, del móvil o de la cámara de casa cumplen perfectamente la función, hay ocasiones, como la llegada del tercer peque, que merecen una fotografía a la altura de las circunstancias.  Eso es Rebeca López Noval Fotografía para nosotros: la manera de inmortalizar nuestra vida, de capturar esos momentos que no volverán tal y como lo estás viviendo ahora mismo.  Rebeca no te hace posar, viene a tu casa o al lugar que vosotros elegís, se hace cómplice de tus peques y respeta sus ritmos y deseos… de modo que el resultado final sois vosotros mismos, sin “aderezos”.  Si lo que quieres es una fotografía a la altura de tus recuerdos, de tus momentos más preciados, no se me ocurre mejor opción que Rebeca.”

Mamá no sale en las fotos

Mamá no sale en las fotos

Es muy habitual que seamos nosotras las que hacemos las fotos, así que será muy habitual que el día de mañana nos demos cuenta de que mamá no sale en las fotos.
Y no sólo eso, además, cuando contratamos una sesión de fotos, muchas veces, nos da reparo salir en ellas. Normalmente esto ocurre con nosotras, las madres, pero también hay casos de padres, e incluso de abuelas o abuelos.

Mamá no sale en las fotos

Tras el éxito del artículo de “mi hijo no quiere hacerse fotos” hace un par de semanas, he decidido escribir este otro, que va muy en consonancia con él, y que, por desgracia es muy habitual encontrarse con esta situación.
Porque, querida mamá, esto tiene que terminar ya.
Sí, porque dentro de 15 años, cuando tus hijos vean sus fotos, no verán ninguna tuya, ninguna de todos los ratos que pasasteis juntos, de las risas, de los momentos divertidos, y de los que no lo fueron tanto…
Parecerá que nunca fuiste de vacaciones, que nunca estuviste en sus cumpleaños, que nunca tuviste un día de playa…
Cuando alguna mamá (o papá) llega a mi estudio, y me dice que no quiere salir en las fotos, lo primero que les digo es: “te vas a arrepentir”.
_x5a1454

Lo que nos cuesta a las madres

En realidad te comprendo bien, no te creas. No nos vemos bien en las fotos, no sabemos cómo ponernos, qué hacer, qué cara poner… es cierto, la cámara incomoda bastante cuando no estamos acostumbradas, es lo que hay.
Con suerte te habrás hecho unas fotos el día de tu boda (si es que estás casada e hiciste boda). Pero en nuestra cultura no estamos nada familiarizados con este tipo de saraos. En otros países, como Estados Unidos, hacerse fotos y contratar este servicio es lo más natural del mundo. De hecho, creo que es raro la familia que no tiene su casa llena de fotos familiares.
Nosotras, en cambio, vemos una cámara y nos ponemos tensas; nuestra sonrisa se vuelve falsa, y el resultado suele ser, que no nos vemos nada favorecidas.

Ser o no fotogénica

 
Esta es la excusa que más me encuentro: “no soy nada fotogénica”.
No existe la fotogenia como tal. Lo que  sí existen son personas que están cómodas delante del objetivo, y personas que no lo están.
Las que no lo estamos, nos ponemos rígidas, nos cuesta mostrarnos naturales, y nuestro rostro se tensa de tal forma, que no acabamos mostrando nuestra “verdadera cara”. Y como consecuencia, nos vemos fatal y no nos reconocemos.
_x5a1128

Pues eso, que no quiero salir en las fotos

 
Después de lo que te he dicho, acabarás de confirmar que no quieres salir en las fotos. Que no te sientes cómoda con alguien apuntando con una cámara, y que el resultado va a ser horrible.
Pero te voy a contar un secreto: con los niños todo es mucho más fácil.
De verdad, cuando estamos con nuestros hijos, nos olvidamos del mundo, sólo les vemos a ellos, y ellos son nuestra mayor excusa para mostrarnos como somos de verdad. Y es aquí donde reside la magia 🙂
Te recomiendo mucho las sesiones de fotos en exteriores, o en vuestra propia casa. Te vas a sentir muy segura en tu hogar, es vuestro refugio, y todo se hace mucho más sencillo. Eso repercute directamente en ti y en cómo afrontarás la sesión.
Además, el no forzar situaciones, el acompañar con respeto y tranquilidad a los peques, y pasar un reto increíblemente agradable, dará como resultado una sesión llena de momentos imborrables gracias a la fotografía.
Como siempre digo cuando me decís eso de ” a mi no me saques”, yo, si “veo la foto”, la tengo que hacer. Es mi obligación, y créeme, me dais fotos constantemente ♥
_x5a8340

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies