Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Ejercita tu ojo de fotógrafa

Ejercita tu ojo de fotógrafa

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”
(Proverbio chino)

Quiero hacerte pensar. Es una premisa de todos los cursos que imparto.

Cuando me haces una pregunta, mi forma de ayudarte suele ser plantearte otra pregunta para que llegues a tu propia conclusión. Y si necesitas ayuda, ahí estoy yo para guiarte.

Muchas sufrimos cuando “nos ponen a prueba”, sé que puede parecer injusto no darte la respuesta rápidamente. Pero es que creo que así no te ayudo nada. Yo trato de enseñarte a pescar, volviendo al proverbio chino.

Por eso trato de cuidaros y haceros ver que no es un examen sino una forma de aprender activa en la que tú tienes un papel vital. Pienso que es la manera más divertida y eficaz de fijar conocimientos. Además, el proceso te da seguridad y soltura, ganas también en recursos de búsqueda y te sientes fenomenal cuando consigues dar con la respuesta.

Por eso, cuando escribí el último de mis cursos de fotografía, lo hice pensando en cómo podíamos seguir aprendiendo de forma dinámica y con más práctica que nunca. Y nació EncuadrArte, un curso de cuatro semanas en la que hay ejercicios individuales, pero también en pareja.

Son ejercicios rápidos de hacer y activan al máximo nuestro cerebro y nuestra forma de ver. Aunque suene pedante, tengo que decir que son un éxito y las alumnas se divierten tanto que a veces quieren continuar la práctica aunque haya terminado el ejercicio.

Como vamos a empezar una nueva edición de este curso el próximo lunes y mi cabeza ya está en modo composición, he pensado que sería divertido para ti hacer uno de estos ejercicios y ponerte a prueba.

Te propongo una práctica que realizábamos mucho en nuestra comunidad y que en esta ocasión recupero para que alimentes su cerebro y tu vista de fotógrafa.

Observa y reflexiona

A continuación, te voy a mostrar una fotografía y lo que te pido es que intentes analizarla desde todos los puntos de vista posibles:

  • piensa en su composición, intenta sacar todos los elementos que  puedas y describir cómo está ordenada la imagen
  • observa su estética
  • trata de averiguar qué datos EXIF son los de esta fotografía
  • ahonda también en el plano emocional: ¿qué trata de expresar?

Todo lo que se te ocurra estará bien para realizar esta práctica.

¿Te animas a participar y ver si estamos en sintonía?

Aquí está la fotografía que debes analizar:

 

 

¿Qué tal? ¿Te parece difícil? ¿Entretenido? Seguro que al principio no sabes por dónde empezar, pero poco a poco vas viendo detalles.

Me encantaría que dejaras en comentarios el resultado de tu análisis. Si lo deseas, el jueves 18 estaré en el grupo de Facebook de nuestra Comunidad F compartiendo mis impresiones y resolviendo un poco el enigma.

Comienza a ejercitar tu ojo de fotógrafa y cuéntame qué es lo que ves.

Hasta la próxima semana.

Mejora tus fotografías controlando el formato y la proporción de la imagen

Mejora tus fotografías controlando el formato y la proporción de la imagen

Recortar una fotografía (es decir, modificar el alto y ancho originales) afecta directamente a su aspecto final porque al hacerlo estás modificando su composición. Parece una afirmación de cajón pero es sencillo pasarlo por alto.

Cuando cambias las dimensiones de tu fotografía, estás alterando su formato y con él la manera en la que se percibe.

Por ejemplo, cuando subes una foto a Instagram, la aplicación la recorta y tú sientes que hay algo que no cuadra, que ya no es la misma fotografía y que con ese recorte está peor, es porque se ha cambiado su formato y quizá no es el más adecuado para esa imagen (deja fuera algo importante, destaca elementos que no son relevantes o se corta por donde no debería).

Y por ese mismo motivo, a veces pedimos que nos impriman fotografías y al obtenerlas vemos que se han cortado y que no están exactamente igual a cómo nosotros las habíamos sacado. Nuevamente, nuestro formato era uno y en la imprenta nos han devuelto otro distinto sobre el papel.

Cómo aplicar los formatos más habituales de fotos a tus imágenes para no llevarte sorpresas

Formato y proporción son las palabras clave para evitar estropear de esta manera nuestras fotografías, y son aspectos fundamentales de la composición de la imagen.

Me he propuesto que éste deje de ser un problema para ti, así que he grabado un vídeo en el que te explico todo esto y te doy un par de claves sencillas que podrás aplicar al instante para que, a partir de ahora, tus fotografías tengan un formato adecuado.

Dale al play, verás que es más sencillo de lo que parece.

Cuéntame, ¿qué formato es el que sueles utilizar? Me encantará leer tus comentarios.

Y si quieres conocer más sobre técnicas de composición para tener mayor control sobre tus fotografías, te espero en el webinar gratuito que impartiré el próximo día 9 de enero para hablarte de los elementos de composición imprescindibles. Apúntante aquí.

Para mí, es más que un curso de fotografía

Para mí, es más que un curso de fotografía

Llevamos una semana muy intensa. Nuestro buzón de correo se ha colapsado. Nos sale humo de los dedos y del teclado para poder contestar a tiempo a todo el mundo. Pero lo mejor de todo, es el alto número de mensajes que estamos recibiendo de personas que acaban de conocer mi trabajo y han conectado con él. Palabras llenas de cariño y agradecimiento, que no dejan que la sonrisa se vaya de mi cara.

De verdad que es un chute de energía increíble. Y que si alguna vez me queréis hacer feliz, con un mail cariñoso ya lo tenéis hecho 😀

Todas estas muestras de afecto sumadas a que estamos entrando en la época más ñoña del año, me hacen pensar en el lado más humano de mi trabajo y recordar a las alumnas que han pasado por Fotografía desde Cero a lo largo de estos años. Maravillosas mujeres en su inmensa mayoría, y algún que otro hombre maravilloso también.

Siempre hablo del contenido, de cómo podrían ayudarte cada uno de los cursos, de su enfoque y sus peculiaridades, pero es el momento de hablarte de las personas que les han dado alegría y sentido. Quiero contarte la breve historia de consecuencias gigantescas del curso Fotografía desde Cero.

Origen y trayectoria de Fotografía desde cero

Este curso nació hace algo más de 3 años. Y lo hizo en formato presencial. Parece mentira pero sí, en formato presencial, has leído bien.

Las primeras personas que se acercaron a este taller vinieron hasta mi casa, en el monte, a un lugar mágico de la geografía cántabra donde disfrutábamos de un día completo en familia y aprendiendo juntos.

Una de mis primeras alumnas Ana llegaba desde Madrid a Cantabria, nada más y nada menos. Ana vino con su familia, había decidido invertir un día de sus vacaciones en venir a este curso. ¿No es para quererla?

Tengo que decir que Ana entró en mi vida en ese momento y desde entonces no ha salido. Tengo la gran suerte de que aún siga a mi lado.

Después de este curso vinieron las ediciones online y, más tarde, la sesión en familia y las Jornadas Fotográficas. Y hasta hubo tiempo para las quedadas más relajadas como amigas ♥

El formato Online

Después de impartirlo un par de veces en formato presencial, me di cuenta de que no era lo que necesitábamos. Los tiempos modernos requerían de algo mucho más dosificado. La parte técnica de la fotografía puede ser un poco confusa al principio. Por eso fraccionar el contenido, hacer ejercicios con tiempo, comentar sobre esos ejercicios y seguir avanzando de forma gradual, sólo tenía un formato posible para las madres: ONLINE.

Así que rediseñé el temario para adaptarlo a su nueva modalidad y poder alojarlo en mi web. Ya podíamos trabajar de forma constante durante 4 semanas, fuera cual fuese la ubicación de las alumnas, sin renunciar a mi tutela para resolver dudas y comentar los trabajos.

Tras varias ediciones, me di cuenta de que este curso era más que un curso de técnica. Fotografía desde cero se había convertido en la puerta de entrada a los sueños de muchas mujeres que, como yo, tenían adormecido su amor por la fotografía. Con este curso se despertó para nunca volverse a dormir, de tal forma que algunas de ellas hoy en día se dedican profesionalmente a la fotografía. Y yo no puedo estar más orgullosa ♥

Además, la ausencia de fronteras en el formato online, me ha permitido conocer a gente de diferentes ciudades y países. Es maravilloso el alcance y la cercanía que se pueden llegar a conseguir con las herramientas que hoy en día nos ofrece Internet.

Primero fueron alumnas y después se convirtieron en amigas

Fotografía realizada por Mónica Armas en uno de los cursos en Tenerife

Pero sin duda, lo más bonito que me ha aportado este curso, lo he ganado a nivel personal. Me acercó a mujeres que comenzaron como alumnas y que ahora son parte de mi vida.

Alumnas aventajadas que ya vuelan solas.

Alumnas que se encontraban a miles de kilómetros, pero hacían lo imposible por llevarme a su ciudad para que yo pudiera impartir un curso presencial en ella.

Alumnas que se acabaron convirtiendo en amigas y que ahora te invitan a ti y a tu familia a su casa, para que puedas pasar unas vacaciones maravillosas y sigas realizando tus sueños.

Ana y Mónica este año se pusieron las pilas como nadie, y consiguieron eso y mucho más. Porque a día de hoy no sé si son conscientes de lo inmensamente feliz que me hicieron al llevarme a Tenerife.

Y todo gracias a Fotografía desde cero. Un curso que me costó escribir, porque la técnica no es algo que me apasione. Supongo que es una prueba de que del esfuerzo con cariño surgen las creaciones más especiales y las mejores recompensas.

Es por eso que termino el curso llevándolo todo a mi parte más personal. Y es por ese motivo por el que me valgo de ella para seguir contando historias a través de la cámara.

De no ser por Fotografía desde Cero, mi recorrido sería otro. A él tengo que agradecerle el haber aprendido infinidad de experiencias. A nivel fotográfico, a nivel personal y también a nivel profesional.

Una historia sin final.

Fotografía realizada por Mónica Armas en uno de los cursos de Tenerife

Cuando una persona entra en tu vida, se abre un camino y es difícil saber cuál será el final de esa historia. ¿Te dejará una huella imborrable o será algo esporádico?

Con la convicción que te da el paso del tiempo, ahora puedo decirte que soy una privilegiada por haber puesto en marcha este curso.

Creo que las personas que sienten atracción por la fotografía, en especial por la de familia,  tienen algo en común. Una forma de mirar a otras personas amable, curiosa, respetuosa. Son almas inquietas, con una gran dosis de sensibilidad hacia lo bonito y lo excepcional. Temen al tiempo, como la gran mayoría de las personas, pero se enfrentan a él cámara en mano. Exprimiendo cada minuto e intentado grabarlo en sus retinas y en sus fotografías. Y Fotografía desde Cero ha traído hasta a mí a cientos de personas así.

Lo mejor siempre está por llegar. Porque esta historia no tiene un final cerrado. Nunca se termina de aprender, y ahora existen recursos para no realizar este camino en solitario.

Así que, no sabes ni cuándo ni dónde puedes terminar en la fotografía. Pero sí hay un comienzo claro: los cursos básicos que te enseñan los cimientos y las nociones necesarias para ir sobre seguro.

Si aún no has realizado uno de estos cursos, ahora tienes una decisión importante entre manos. Porque esta noche, a las 12 horas, se acaba una oportunidad entre un millón de conseguir Fotografía desde Cero por muy poco dinero. ¿Cómo? Adquiriendo el Bundle de Fotografía en el que se encuentra junto con otros 13 cursos más, por 24,90 euros.

Este curso es una puerta a la fotografía y este bundle es una llave para abrirla y continuar tu formación. Ojalá des el paso y que sea tan revelador como lo ha sido para mí.

Nos vemos dentro ♥

Cómo comprar una cámara nueva en 5 pasos

Cómo comprar una cámara nueva en 5 pasos

Hay compras que se resuelven en el momento, que se hacen sin pensar porque no tienen más trascendencia que aliviar una necesidad momentánea o darse un capricho. Pero hay otras que pueden quitarte el sueño si implican un desembolso grande de dinero (palabras mayores), si se trata de algo que presumiblemente vas a utilizar durante mucho tiempo o si hay grandes diferencias entre modelos, tamaños, características técnicas… Si para colmo es un producto sobre el que no controlas demasiado, ya es el acabose.

Quiero echarte una mano con tu próxima compra de una cámara fotográfica.

Sinceramente, creo que este post te va a servir para prácticamente cualquier adquisición, y no sólo para hacerte con tu cámara. De hecho, yo misma seguí estos pasos hace unas semanas para decidirme por una nueva mochila para mi equipo.

Pero en muchas ocasiones me escribís o me preguntáis que cámara os podéis comprar. Y yo no suelo dar grandes respuestas, porque no las tengo. Adquirir una cámara es algo muy personal, entran en juego factores como el presupuesto del que dispongas y el uso que se le vayas a dar. Y claro está, cada uno contamos con un dinero y con unas intenciones de uso diferentes.

Así que, en vez de decirte qué modelo te tienes que comprar, te voy a indicar 5 pasos que doy habitualmente cuando yo misma tengo que comprarme equipo nuevo, o cualquier otra cosa.

Paso 1: Marca tu presupuesto + características.

Es importantísimo que te marques un presupuesto. Sobre todo cuando de una cámara se trata, porque tenemos precios muy diferentes. Así que piensa cuánto quieres invertir en tu cámara y, aunque seas un poco flexible, te servirá para hacer tu primera criba importante.

Una vez que marques el dinero tope que te vas a gastar, te recomiendo que hagas una lista con las características imprescindibles que quieres que tenga tu cámara de fotos.

Si llevas un tiempo en esto de la fotografía, seguramente lo tendrás bastante claro porque habrás utilizado ya una cámara, sabrás qué carencias tiene y qué es lo que necesitas mejorar en el próximo modelo que tengas. Siempre es más fácil hacer una selección desde esta posición.

Por el contrario, si eres totalmente nueva y va a ser tu primera inversión importante en la fotografía, te recomiendo que valores estos puntos:

  • Los diferentes modelos que existen (compactas, bridge, réflex). Piensa de nuevo en tu presupuesto y también lo dispuesta que estés a seguir invirtiendo una vez que empiezas, porque las réflex suelen ocasionar más gastos (si quieres tener más objetivos, por ejemplo) pero también muchas más posibilidades.
  • Valora el peso y volumen. Es un punto importante. Si vas a llevarla mucho encima, si sueles cargar con muchas otras cosas y es un peso añadido, etc.
  • Las marcas. Si te decides por una réflex, mi recomendación es que busques un modelo entre las marcas Canon o Nikon. Hay otras muchas marcas que son muy buenas, pero con estas dos te garantizas que los precios de los accesorios que compres más adelante sean más baratos (objetivos y otras cosas).

Paso 2: Fase de investigación

Una vez que has delimitado tu presupuesto y las características que le pides a tu nueva cámara, te recomiendo que busques mucha información.

No te limites a leer las páginas de las marcas, esas páginas están creadas para vender. Está bien que les eches un ojo, mires las especificaciones técnicas y veas qué posibilidades te ofrecen. Pero después, crea una lista con los diferentes modelos y sigue buscando información sobre ellos.

Esta vez haz búsquedas en Google, en foros de aficionados a la fotografía, en grupos de Facebook, en YouTube… Busca reviews, comparativas, etc.

Esta fase es la más larga y la que más dolor de cabeza suele dar. Porque encontrarás muchas cosas que quieres, pero que no entran en tu presupuesto. Mantén la cabeza fría, recuerda tu tope de dinero y no te olvides nunca de esas características que son imprescindibles para ti.

Paso 3: Crea un listado

Puedes hacerlo en un Excel, a mano o como mejor te apañes. Pero es importante que hagas una tabla con todos los modelos que te gustan y que has ido descubriendo en la fase de investigación.

No sólo apuntes el modelo, esta vez necesitas juntar toda la información relevante:

  • Precio
  • Y todas las características de cada una de las cámaras.

De esta forma será muy sencillo hacer una comparativa e ir viendo cuales de ellas cumplen las especificaciones que pedíamos en el primero de los puntos.

Seguro que muchos modelos caen rápidamente. Por precio o porque no cumple con lo que necesitas.

Paso 4: Los finalistas

Quédate con 3 modelos como mucho. Rehaz esa lista que hiciste, pero en esta ocasión, sólo con los modelos que hayan llegado hasta el final.

Contempla las características que pedías a una cámara, y mira cuál de ellas los cumple mejor.

En esta fase, puedes hacer otra investigación más profunda sobre estos 3 modelos. Y dejar reposar la decisión un tiempo también es importante.

Si alguno de esos modelos sobrepasa el precio que habías marcado en un principio, piensa si ese incremento te lo puedes permitir y, si es así, si realmente merece la pena. Es decir, si las características de esa cámara merecen pagar más por ella.

Paso 5: Resolver dudas

Puede que seas una persona decidida y con ideas muy claras, y en el punto 4 ya tomes una decisión en firme. Pero si necesitas un poco más de ayuda para escoger tu cámara puedes llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Puedes acudir a unos grandes almacenes y pedir información sobre los modelos que tienes en mente. La gente que trabaja en estos sitios no siempre sabe mucho sobre lo que venden, pero si tienes suerte, puede que te despeje algunas dudas.
  • Haz una encuesta entre las personas que conoces. Explícales lo que buscas y tus finalistas. Explica los pros y los contras de cada modelo, y seguro que ellos te dan una visión más práctica.

Normalmente, cuando estamos muy metidos en una toma de decisiones de este tipo, nos cuesta ver las cosas de forma práctica, así que las consultas exteriores siempre nos aportan ese punto que necesitamos.

Si quieres aprender a usar tu réflex

¿Te has decidido por una réflex? Una gran elección, sea cual sea el modelo, te dará grandes satisfacciones. Pero ahora tienes un largo camino por recorrer, ¡hay que aprender a utilizarla!

Pues estás de suerte, porque durante todo el mes de agosto estaré llevando a cabo la 2ª edición del reto #agostoen31clicks. En él, proponemos cada día un tema para fotografiar, pero además te doy algunos consejos para aprender a utilizar este tipo de cámaras.

¿Te unes?

Cómo pintar una fotografía con el pincel de Lightroom

Cómo pintar una fotografía con el pincel de Lightroom

Si me sigues desde hace tiempo, sabrás que Lightroom es mi programa de cabecera para editar y archivar mis imágenes. Ya hace un tiempo escribí un post en el que hablaba sobre la faceta más aburrida pero más necesaria: el orden y el flujo de trabajo.

Hoy vengo a contarte cómo puedes sacar partido a la herramienta más potente de este programa: el pincel. Con esta herramienta podemos hacer multitud de cosas. Sobre todo, editar por zonas. Mientras que en Photoshop necesitamos crear capas y más capas y utilizar otras herramientas para trabajar los diferentes efectos (luz, contraste, color, etc.), en Lightroom sólo tenemos que configurar un pincel y pintar sobre la zona para conseguirlo. Fácil, sencillo y para toda la familia.

En el vídeo de hoy verás cómo cambiar el aspecto de una imagen en unos pocos clicks. Para hacerlo rápido, su duración es de 5 minutos y está hecho sobre la marcha, sin atajos.

Te dejo con el vídeo:

Las configuraciones del pincel son infinitas, así que no te quedes sólo en lo que te enseño. Prueba, arriesga y quédate con el resultado que más te guste. Es la mejor manera de aprender.

Y ahora, cuéntame, ¿qué más te gustaría aprender con Lightroom? No olvides dejarme tu comentario para seguir creando contenido que te interese.

¡Hasta la próxima semana!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies